*1* ELIXIR INMORTAL *1* (Escrito por JOEL FORTUNATO)
@ ELIXIR INMORTAL @ Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ Desde la fugaz neblina de la vida Recuerdo Los erráticos relojes esfumados Encuentro...
Contacto | Agréganos a tus favoritos | Haznos tu página de inicio
Nombre:

Contraseña:


Regístrate
Recordar contraseña
- Inicio
- Foros de discusión
- Publica tu obra
- Leer obras
- Autores
- Definiciones
- Didáctica
- Narrativa
- Poesía
- Teatro
- Total obras: 1921
- En el foro: 1576
- Usuarios Online: 178
Encuestas Gratis
- Poesías
- Cuentos

EL CRITERIO, EL CINISMO Y LA VANIDAD EN EL SER HUMANO

Autor: Diego Almansa Ortega
Estadísticas Resumen
Fecha de publicación: 25/08/2014
Leído: 2356 veces
Comentarios (25)
Valoracion de la obra: 10

Interesante y breve ensayo sobre unas de las más cruciales tendencias psicológicas del ser humano. ¿Cuál es el camino hacia la civilización?
Probablemente, mientras lee estas letras, tendrá la sensación de que es un actor protagonista de la película, y no un figurante secundario al que matan en la primera escena. ¿Acaso no emplea casi todo su tiempo libre en pensar sobre su persona? No dudo que su trabajo, su familia o sus ideas serán para usted la prioridad absoluta en este mundo; pues somos, ante todo, la especie más vanidosa que ha pisado jamás este maravilloso orbe flotante. Pero desengáñese amigo, usted apenas importa nada. Imagino que ya habrá oído aquello de que nacimos en el último segundo antes de que dieran las doce en el reloj de la Tierra. Un día tal como el de hoy, emanamos por casualidad, cuando el tiovivo ya llevaba tantas vueltas como para haber mareado al sol. Lo cual no sería óbice para, nada más crecernos los dedos, comenzar a grafitear cualquier gruta natural, sin detenernos a pensar en su posible calificación como paraíso protegido o bien de interés cultural. Importaba más nuestra firma. Era una manera de constatar que el planeta acababa de ser registrado, indiscutiblemente, como un bien material de nuestra exclusiva propiedad. Transcurrieron los milenios. La construcción, sin permiso de obra, de multitud de cotos privados de caza y recolección aumentaba en proporción aritmética a nuestro índice de natalidad. De vez en cuando, decidíamos remodelar el paisaje con alguna construcción de gran envergadura, tal como una esbelta pirámide, un lujoso palacio o una sobredimensionada pared medianera. Las ciudades emergieron como los champiñones tras una buena temporada de lluvias. Posteriormente, alguna bomba atómica descarriada las volvía a convertir en meros pedregales. En algún momento, nos convertimos en plaga. Una plaga sostenible, beneficiosa para el medio ambiente. En cambio, otras muchas especies de plantas y animales se extinguieron sin remedio. Tuvieron la mala suerte de no ser las hijas preferidas de Dios. Sucedía que el Altísimo solamente tenía un niño mimado. Y ése éramos nosotros, el ser humano, el animal perfecto, la cúspide de la evolución. Creado por gracia y para gloria del Señor en un diminuto punto entre galaxias infinitas. Cuya misión sería honrar a su creador en su incuantificable perfección y generosidad, para así ser dignos de su imagen y semejanza. Allá tú si te crees semejante sarta de sandeces. Como hijos suyos nos multiplicamos. ¡Y de qué manera! A día de hoy, sumamos unos siete mil millones de individuos. Quizás por razón de ello no haya pan para todos, a pesar de que hace unos años el mismísimo Creador Todopoderoso nos envió un experto en elaborar el citado producto en cantidades industriales. Lo del control poblacional se nos fue un poco de madre hará unos cien años. Hasta entonces, a base de guerras, para honrar a nuestros dioses, y alguna que otra epidemia de redención, siempre habíamos sabido mantener a la especie en un prudente nivel demográfico. Sin embargo, en este último siglo, ni con una gran conflagración mundial logramos moderar este ingobernable hábito reproductivo. En China o en La India, por ejemplo, parece que en lugar de funcionar con eso de la multiplicación, se dedicaron a operar con potencias. Nuestro dios occidental estaría muy orgulloso de ellos, lástima que allí no haya registrado su marca. En este preciso momento, es muy posible que algunos de ustedes se sientan ofendidos, incluso insultados. Y tal vez, yo también esté pecando de demasiado vanidoso. En cualquier caso, si el argumento despierta ofensa o escuece un poco, suele ser porque la verdad le ronda cerca. Si hace reír puede ocurrir otro tanto de lo mismo. Sucede que, al igual que la resaca es inseparable de la cogorza, la hipocresía lo es de la vanidad. No sería tan grande el problema si la hipocresía no fuese enemiga de la objetividad, y por tanto, de la razón. Espero que no se pierdan. Me gusta considerarme objetivo. Ello implica ser capaz de juzgarme a mí mismo con propiedad. Consecuentemente, no tengo ningún problema en considerar mi valía equivalente a la de una garrapata, hablando en términos globales. Tampoco en definirme, por ejemplo, como un ser manipulador, irascible, rencoroso, cascarrabias, cruel, conservador, perezoso, despistado, prepotente, cotilla, crédulo, y relativamente estúpido. Aparte de otros muchos atributos en los que no soy capaz de caer en este instante. Habría que dedicar un ensayo para explicar el porqué de cada uno de estos adjetivos, pero no disponemos de tiempo para ello. El propósito es simplemente que usted me conozca. Pero no se asusten, que también reúno algunas virtudes. Para muchos, puedo parecer un ser despreciable, y para otros, un tipo sincero. Lo único que pretendo demostrar es mi objetividad, con el fin de que el lector otorgue algo de fiabilidad a mi capacidad de análisis, y por consiguiente, a mis apreciaciones. Al fin y al cabo, en la mayor parte de las ocasiones, la gente cree lo que se dice basándose en la fiabilidad de la fuente, y no en las pruebas. Ahí tienen el caso de Miguel Servet. Más le hubiera valido ser Papa que científico. Esta inextricable perorata no pretende muchos más objetivos que ofrecerles mi presentación. Podría ser más sencilla, pero la inclusión de intrincadas palabras e ingeniosas reflexiones redundará en que usted me considere un tipo lo suficientemente inteligente para ser escuchado; si bien, también existe la posibilidad de que sea un botarate incapaz de resolver una sopa de letras. Por supuesto, con tan distinguida ortografía, usted me imaginará como cierta clase de erudito, y no como a un pastor apaleador de cabras; sin menoscabo de que el cabrero pueda reunir una decena de licenciaturas que no acaban de entusiasmarle. En cualquier caso, la imagen de estudioso es la que me validará como fuente fiable. Eso es lo que pretendo, vender mi inteligencia a partir de la imagen. Desgraciadamente, es lo que se suele hacer, así que no creo que exista problema alguno. Además, seguramente que usted ya se ha tragado embustes mucho menos sofisticados. Seguro que el obispo o el político de turno ya le han timado en más de una ocasión. Confío en que aquellos que sigan aquí, decidiendo proseguir con mi discurso, no sufran del síndrome de la susceptibilidad. No pretendo humillar ni menospreciar, sino simplemente abrir una ventana más de las muchas que existen dentro del gran edificio de las conjeturas. Mi única intención es lograr que demos un pasito más en la evolución de nuestra especie, de cara a mejorar nuestro estado del bienestar, una de las pocas cosas en la que todos estamos de acuerdo. El consenso, ¡qué concepto más maravilloso! Por desgracia, ni en los asuntos más básicos lo solemos alcanzar. Lo cual no sería un problema grave si no optásemos por llegar a los puños para imponer nuestra “verdad”. Y hablando de verdades, vamos a comenzar ya con la artillería pesada antes de que usted pierda el interés o la curiosidad. Prepárese para poner en peligro sus principios más arraigados. Esto no es un anuncio de lejía. Lea, tranquilo y concentrado. Y no se detenga demasiado. Ya pensará las dudas detenidamente en su casa. Y recuerde, no se ofenda. Usted no tiene ni pajolera idea de lo que significa el criterio. Éste implica honestidad, y usted es más hipócrita de lo que se cree. En realidad, ama a su pueblo porque se crió en él, no por sus virtudes. Sigue sus tradiciones por hábito, no porque enriquezcan su calidad como persona. Su lengua es una simple herramienta de comunicación, no un bien de interés “cultural”. Su cultura no es la mejor del mundo, fue fabricada únicamente por varones. Usted no goza de libertad, es un producto del mundo, made 100% ambiente. Usted es envidioso, siempre comparará su lista de bienes con la del vecino de al lado. Usted es bastante, bastante, bastante ignorante, se cuentan por millones las experiencias y los libros de los que apenas sabe nada. Usted es cómplice, ya tiene asumido que a unos les toca morirse de hambre y a otros no. Usted es violento, sus palabras son armas que habrá utilizado cruelmente en más de una ocasión. Usted es un cobarde, contemplará impasible una injusticia por miedo a salir perjudicado. Usted es avaricioso, sus bolsillos no se tocan aunque otros los tengan vacíos. Usted es incoherente, vota a su partido como si fuese su equipo de fútbol. Usted es despreocupado, se abstiene por comodidad. Usted es prepotente, siempre son los otros los que conducen mal. Usted es un superficial, siempre dedicará más atención a una chica guapa que a una con acondroplasia. Usted es rencoroso, el que se la hace se la paga. Usted es ingenuo, se cree todo lo que le diga un señor con traje. En resumen, usted es, seguramente, bastante estúpido y aún no se ha dado cuenta. En este mundo, una jungla de los más fuertes, quizás sea mejor así. En caso contrario, podríamos convertirnos en las presas. No olvide que la ignorancia es el ingrediente principal de la felicidad, mientras que el conocimiento a veces duele demasiado. Por supuesto, no he pretendido ofenderle. Yo también me incluyo en estos grupos. Es muy posible que no todo lo dicho sea cierto, mas no hace falta un pleno al quince, con diez aciertos ya suelen dar premio. Lo único que intento mostrarle es en qué árbol nace el criterio, para que usted mismo pueda tomar algunas piezas. Deberían incluir la asignatura de Criterio en las escuelas, pues éste es el único escudo contra nuestra peligrosa naturaleza, y la revolucionaria hormigonera para levantar la deseada civilización. Y, por si no lo ha adivinado, el hormigón son las ideas. El mundo entero quiere alcanzar el famoso estado del bienestar, ése en el que todos estamos de acuerdo, representado por aquel antiguo ideal de libertad, igualdad y fraternidad. ¿Se acuerdan ustedes hace cuántos años sucedió aquello? ¿Acaso hemos avanzado más allá de la esquina? En absoluto, lo que hemos hecho es pararnos a descansar en cada banco que nos encontrábamos. Para alcanzar este excelso estado de la irreprochabilidad y buena convivencia, donde nadie ofende a nadie, y que nuestra cohabitabilidad no tenga nada que envidiar a la de las abejas o a la de una manada de bisontes, necesitaremos excedentes de criterio, no de cañones. Con el criterio se elabora el concepto clave de nuestro éxito. Al contrario de lo que muchos creen, éste no es ni la democracia, ni la libertad, ni la independencia, ni la cultura, ni la prosperidad... Este lugar de honor corresponde a la justicia. La justicia podría definirse, vagamente, como un estado de perfecto equilibrio entre los derechos que uno da y los derechos que uno quita. Y al mismo tiempo, la justicia es ese difuso concepto cuya calidad es proporcional a la de nuestro criterio. De aquí el meollo de toda la cuestión. Cuanto menos criterio tengamos, menos justicia habrá. Incluso, podríamos concretarlo en una sencilla ecuación matemática: DERECHOS x JUSTICIA = ESTADO DEL BIENESTAR Quizás sea algo complejo. Espero que, al menos, comprenda que la justicia depende del criterio, que, metafóricamente, no es otra cosa que saber repartir una tarta de cumpleaños levantando las menos quejas posibles. Por tanto, tocaría trabajar nuestro ínfimo nivel del mismo si queremos seguir clasificándonos como la especie más inteligente del planeta. Con tal fin, podríamos empezar por intentar contestar de verdad esos interesantes dilemas morales o dudas existenciales que se nos ocurren de vez en cuando. Aquí tienen, por ejemplo, una selección con la que podrían matar gran parte de su tiempo libre en lugar de ver cotilleos del corazón: ¿la religión resta o suma? ¿El gobierno gobierna para todos o solamente para unos pocos? ¿Los medios de comunicación nos informan o nos manipulan? ¿Las leyes están basadas en la sensatez o en la venganza? ¿El pueblo es una víctima o un verdugo? Aquellos que se hayan percatado, habrán notado que todos los ejemplos ofrecidos se encuentran relacionados con los poderes fácticos. También habrán podido apreciar lo complicado que resulta resolverlos con sentencias absolutas. Sin embargo, aquí subyace nuestra obligación. Por nuestro propio bien, es necesario establecer respuestas concretas, incluso, aunque éstas tuvieran fecha de caducidad o no fueran totalmente perfectas. Y también que estas respuestas sean comprensibles para todos. La incomprensión suele ser como la prueba del algodón. Si algo no hay por dónde cogerlo, tiende a ser una soberana tontería en la mayoría de los casos. Es complicado, lo sé. Sin embargo, lo más gracioso de todo es que apenas importan los resultados. Lo relevante es el proceso. Lo trascendental es conseguir que funcione eficientemente la calculadora de operaciones lógicas que tenemos instalada en nuestro cerebro. Si lo conseguimos, las respuestas correctas llegarán por sí solas tarde o temprano. Pongamos algún ejemplo para observar claramente este maravilloso proceso que supone la lógica. Lo cual no es otra cosa que conjeturar hipótesis o filosofar. De tal manera que, una vez comprobada la veracidad de una teoría, ésta se convierte en ciencia. Hasta entonces, seguirán siendo meras presunciones. Así definiría yo la filosofía, como el arte de la divagación, asequible a todos, tengamos estudios o no sabiendo ni siquiera leer. Probemos con un ejemplo de este interesante ejercicio, de los que ya no se practican en las escuelas. Probemos pues, con alguno relativamente sencillo. Mismamente, con ese manido “dilema” de la creación del hombre por dios, a partir del barro, o por la naturaleza, a partir de un mono con un palo. Y no lo olvide, sea objetivo. Intente deshacerse de sus opiniones preconcebidas. Empiece desde cero. Al final, le ofreceré una pequeña ayuda para dirimir el resultado, pues, probablemente, éste no sea contundente. He aquí una teoría. Cuestiónela. El hombre nace como un animal cualquiera, y es simplemente otro animal cualquiera, con la única rareza de que se le educa para que controle sus instintos en una determinada dirección. Desde cachorro, se le inculca la religión, un relato ficticio, de suspense y fantasía, inventado por los especímenes más imaginativos con el fin de imponer sobre los demás miembros del grupo sus modos de comportamiento preferidos. La trampa radica en que la engañifa intenta apaciguar miedos innatos con explicaciones que el resto desea oír. Se le añade a la historia unas cuantas paladas de vanidad, como aquello de que somos los más inteligentes, a pesar de que muchos hayan creído, durante miles de años, que la tierra era plana. Y también lo aderezamos con aquello otro de que su creador es, además de perfecto, un machote blanco, alto, guapo y sabio, al igual que usted, de tal modo que sería tonto si no se lo creyera. ¿Acaso no creía, de niño, en los Reyes Magos o en Papá Noel? Mas no se acaban aquí las ventajas. Si se involucra lo suficiente en el papel, gozará de la certidumbre de un paraíso post mortem para usted solo, con unas cien vírgenes incluidas si optó por tragarse otra versión de la historieta. El asunto sería tan entretenido como el cuento del Ratoncito Pérez si no fuera porque, gracias a él, los hombres han gozado de una excusa para matarse mutuamente desde que comenzó su camino hacia la civilización. Son los inevitables daños colaterales. Por el contrario, si cree que procede de un simio que solamente sabía agarrar un palo para rascarse la espalda, ¿en qué lugar le deja eso? Ya lo sé, es triste. Pero deshágase de la vanidad por un momento. Busque más argumentos, e intente contrastarlos con aquellas pruebas en las que de verdad ha depositado todas sus certezas, por ejemplo los libros de texto suelen coincidir bastante y se revisan constantemente. Obvie que, a veces, el conocimiento puede doler. Igualmente se sale dolorido en la primera intentona al bajar una rampa de nieve, y no por ello la gente renuncia a eso de esquiar. Es el momento de arriesgarse, ¿qué teoría cree usted que es la verdadera? Si aún no está seguro, le ofreceré esa pequeña ayuda de la que le he hablado. Es un humilde sistema, creado a partir de las matemáticas más básicas, con el que podrá resolver multitud de cuestiones. Todo se resume a una simple pregunta: ¿Qué cree usted que es más probable? Si lo desea, matice sus respuestas con sus propios porcentajes de probabilidad. Y evite, por supuesto, el timorato reparto en mitades exactas. Lo único que faltaría por hacer es decantarse por la hipótesis más probable, aunque uno no goce de una apabullante certeza. En caso contrario, usted se hallará demasiado anquilosado en las densas dimensiones de la fe. Y la fe es totalmente opuesta al criterio. Y recuerde que, tal y como ya comenté, el criterio es la variable que determina el eminente valor de la justicia. Para ser un tipo con criterio, esa difusa expresión, solamente necesita recapacitar detenidamente sobre en qué se basa para sostener sus creencias. Probablemente, su vanidad le impida manejarse con objetividad. Quizás, la raíz del problema radique en este punto. Como ya vaticiné en la primera frase de este ensayo, usted siempre creerá ser el protagonista de la película. Nada más lejos de la realidad. Al universo le afecta igual que muera una mosca como que muera usted. Todos necesitamos una cura de humildad. Ciertamente, todos nos encontramos más cerca de encarnar a ese actor secundario que matan en la primera escena. Recuérdelo cuando tome las decisiones más importantes de su vida. Decida lo que decida, al menos, no sea cínico. El cinismo es el cómplice de la estupidez. Y dude. Quien nunca duda es un farsante. No crea con rotundidad en sus conclusiones. La rotundidad solamente la usan los manipuladores y los imbéciles. No se deje manipular. Rebélese, siempre le han enseñado lo que tiene que pensar. Repiénselo todo sin ser hipócrita. No se trague sin más aquello que le convenga. Ejercite el criterio. Los antiguos griegos cultivaban la dialéctica. Nosotros la hemos expulsado de nuestros colegios. Lo hemos cuadriculado todo. Compruébelo todo con sus propios ojos. Hemos creado un mundo de masas humanas semejantes a rebaños de ovejas. Es la gran lacra de nuestra historia. Por ella el ser humano nunca ha conseguido ser libre. Si es usted suficientemente humilde, quizás ya se haya percatado de que vivimos en un mundo cínico. Tan cínico como cruel. En su mano está cambiarlo.

Comentarios - Deja tu comentario sobre la obra
Mostrar de en 15 Ir a página Siguientes >>
clvzvkxock@gmail.com
cartierbraceletlove forse la protezione era solo sul "nome"? non so, avrebbe potuto registrare il nome e impedire quindi ad altri di usarlo? bijoux homme cartier replique http://www.bestcalove.ru/fr/
Autor: bijoux homme cartier replique | Fecha: 17/02/2017 15:56:13

erhzgbvdm@gmail.com
Does Google still gives any importance to PR for SERP? I have heard that PR is a negligible factor for SERP cartier love bracelet diamonds fake http://www.thislovebangle.cn/
Autor: cartier love bracelet diamonds fake | Fecha: 11/01/2017 10:39:10

xbmsfll@gmail.com
cartierlovejesduas This looks wonderful! I can��t wait to try it. Where do you buy almond paste? I don��t think I��ve ever seen it at the grocery store. cartier bangle white copy http://courtshipgift.com/category/white-gold-love-bracelet-replica
Autor: cartier bangle white copy | Fecha: 06/01/2017 7:55:57

mxfhsg@gmail.com
Hello, Neat post. There��s a problem with your website in internet explorer, might check this? cartier ballon bleu hommes http://www.montrecartier.com/tag/ballon-bleu-de-cartier/
Autor: cartier ballon bleu hommes | Fecha: 29/12/2016 1:36:02

uwfgoxlyf@gmail.com
Now you tell me that she was not a knockout ! <a href="http://www.gogotak.com/softzang/?mid=takjang_manual&liststyle=gallery&comment_srl=327124&listStyle=gallery&document_srl=1168" >buy albion online gold</a>
Autor: buy albion online gold | Fecha: 26/12/2016 5:40:04

cvyhsma@gmail.com
cartierbraceletlove ����� ���, ���� �ާߧ� �ߧ�اߧ�! ����֧ߧ� ���ڧӧݧ֧ܧѧ֧�, ���� ��ѧ� �ӧ��ܧڧ� ����ӧߧ�. ���ӧ֧�֧�, ���ѧӧէ�, ���� ������ �ӧ�� ��ѧӧߧ� ��ҧ�٧ѧ�֧ݧ�ߧ� �ߧ�اߧ� �ҧ�է֧� ���٧ѧߧڧާѧ���� �� ��֧�֧�ڧ�����, ����� �ӧ�� ���էܧ���֧ܧ�ڧ��ӧѧ��, �ߧ� �ߧѧ�ߧ� �� �� LinguaLeo! rolex day date prix contrefa?on http://www.movement-watch.cn/
Autor: rolex day date prix contrefa?on | Fecha: 24/12/2016 19:37:04

qimyyriuo@gmail.com
You are so cute. cheap nba 2k17 mt pc http://attock.forumcity.com/viewtopic.php?p=15203
Autor: cheap nba 2k17 mt pc | Fecha: 21/11/2016 22:44:26

ejlhqtisnsc@gmail.com
Highly helpful... looking forwards to coming back again home http://pelion-estate.com/?option=com_k2&view=itemlist&task=user&id=723083
Autor: home | Fecha: 07/09/2016 18:00:55

ibcsuu@gmail.com
How come you are working here? MS Mesos http://www.snackwebsites.com/website/edit/?website=tc8695k4#ws-page&id=11&preview=1
Autor: MS Mesos | Fecha: 11/02/2016 22:17:55

ynqfsjoxhyj@gmail.com
You are nothing like us . fifa coins http://www.iwantam.com/ads/fifa-16/
Autor: fifa coins | Fecha: 05/01/2016 17:59:16

WN5oDGV6B
Love love love beso...I'm expecting our first (Stella Dorothy) in 3 weeks and I'd love some post prego gdoeios! #1 on my list...hunter rain boots... Love and best to you and yours. Xo http://ivokdgpqf.com [url=http://mwshuim.com]mwshuim[/url] [link=http://ncgxtpbn.com]ncgxtpbn[/link]
Autor: kjlVXgcPuGa | Fecha: 15/12/2015 21:42:27

QoZjkTyRy5
No puedo estar me1s de acuerdo con estas dos hipf3tesis. Leer, leoems todos (o, me1s bien, nos leen: esa voz que nos suena dentro cuando pasamos los ojos por las ledneas de la pe1gina). Pero la poeseda siempre la escribe otro. O la canta. Y nosotros, los oyentes. Como eco de este bello verso de don Claudio, recuerdo este otro de don Pedro: "...Se ve / que tfa eras lo que eres, que eras canto."Abrazos.
Autor: HMu35SCZ9B | Fecha: 13/12/2015 20:46:41

5JkXoz94hSD
last week's post we we discussed when hivang a ROTH IRA maybe isn't a great idea..especially for the self-employed individual wanting to establish a self-directed 401K. The http://kkdaqr.com [url=http://pqljhmekg.com]pqljhmekg[/url] [link=http://axyxvkjsgjx.com]axyxvkjsgjx[/link]
Autor: 1h2Ktxm83 | Fecha: 12/12/2015 1:47:19

VCLE9zi2cCn
Nama : Fredy WardhanaNIM : 09112021M.K : Keamanan KomputerJur : SI 09 ( STMIK UBUDIYAH )Maaf pak sebelumnya. Saya hanya ingin mmonkgnfireasi tugas yang telah saya kirimkan ke email bapak( ). Karena tugas saya tersebut saya dapatkan diluar kata kunci yang bapak berikan saat pertemuan kelas sebelumnya ( hacked zone-h defacted ), saya harap tugas saya tersebut dapat bapak terima.Apabila terdapat banyak kekurangan dan tidak ada lebih nya, saya mohon maaf. Terima kasih.
Autor: CbYNzfXs | Fecha: 09/12/2015 20:46:28

VVE6Y8Dj
The reason why is cleald "the Godfather of the Modern Tattoo" is because of his ability to use art histories of Japanese. Before creating the , includes in almost all of his works display the creative genius. attended the San Francisco Art Institute. are mostly safe and able but several affected and abortive articles actualize a bad name for all . These effective do not have any harmful side-effects. You get great discounts on your box of , the entire details and instructions to take these effective is clearly mentioned on the site that are easily available on the online stores.
Autor: cRYRbvKsi5 | Fecha: 07/12/2015 18:38:14

Mostrar de en 15 Ir a página Siguientes >>




Inserta tu mensaje
Nombre:  
Título:  
Mensaje:
 
Icono de mensaje:











Portal Web enfocado a autores amateurs y amantes de la literatura, que desean leer o publicar sus poesías, obras de teatro, novelas, relatos, cuentos...