Cuando la soledad te invade de recuerdos (Escrito por Karol)
Dícese de una tarde de otoño, en que el viento arrastraba las hojas golpeandolas contra el suelo…Donde el azul gris de las nubes reflejaba...
Contacto | Agréganos a tus favoritos | Haznos tu página de inicio
Nombre:

Contraseña:


Regístrate
Recordar contraseña
- Inicio
- Foros de discusión
- Publica tu obra
- Leer obras
- Autores
- Definiciones
- Didáctica
- Narrativa
- Poesía
- Teatro
- Total obras: 1867
- En el foro: 361
- Usuarios Online: 26
Encuestas Gratis
- Poesías
- Cuentos
- Poesías de amor

El Arca obra de teatro para niños, tema Ecofilia

Autora: karmina
Estadísticas Resumen
Fecha de publicación: 17/02/2010
Leído: 12060 veces
Comentarios (3)
Valoracion de la obra: 8,29

Una fabula en la que siete niños abandonados en un orfanatorio atendido por monjas, son guiados por un enigmatico Maestro, para que tomen conciencia sobre el daño irreversible que ha causado el Hombre en la Naturaleza, y a su vez construyan un Arca para salvar un viejo Arbol destinado a morir por orden de la madre superiora.

El Arca
De Karmina L. Fanjul

Primera Escena

Cuadro 1- La Selva.

Sobre una música sublime, selvática, aparecen en escena  personajes enfundados en leotardos con estampados y telas fantásticas, tocados con cabezas de animales

 

Cuadro 2- El Juicio.

Entra un representante de la especie humana, arrastra una capa confeccionada con pedazos de piel de varias especies, cuelga por adorno de forma macabra, las cabezas de las víctimas asesinadas. Sus manos están ensangrentadas. Es rodeado por los animales que hacen manifiesto el desprecio que sienten por él.  Lo someten a juicio.

 

Cuadro 3.-Culpable.

Los animales dictan sentencia y dan la espalda al Hombre, su veredicto es Culpable. En el momento culminante de la música el reino animal vuelva con valentía su rostro hacia el porvenir adivinando el fatal Destino que nos espera. El Hombre a diferencia oculta entre las manos su rostro para no ver el resultado de sus propios actos.  Oscuro breve.

 

Cuadro 4.  La Profecía.

Una luz grisácea ilumina el escenario rodeado de niebla. Un grito seco, fuerte, angustioso rompe el silencio, entra una niña con un pájaro agonizando entre sus manos,  llega al centro del escenario y cae de rodillas impotente. Ráfagas de luces iluminan. Otra niña llega al centro escenario con un libro en las manos, lee una Profecía al tiempo que se oyen: sonidos de guerra, tornados, mares enloquecidos, ayes de dolor. Entran más personajes corriendo enloquecidos, esperanzados a escapar del Destino que los ha alcanzado. La destrucción es imparable. Todos en determinando momento vuelven sus rostros aterrados, hacia el frente. Se escucha el estallido de una bomba nuclear. Oscuro.

 

Voz Diana

“¡La Humanidad está en el final de una vida y principio de otra; pasado un tiempo y otro tiempo, el planeta volverá a ser lo mismo, la Naturaleza la misma. La Luz también la misma, pero la forma de vida será otra, sus finalidades, sus luchas, sus ideales, serán distintos! ¡Habrá Justicia, habrá Verdad! ¡El Hombre aceptará las consecuencias de sus faltas sin atribuirlas a castigos divinos, muy al contrario de lo que ahora acontece, porque abundando más los perversos, han hecho del mal una fuerza que ahoga, contamina, y envuelve la conciencia!”*

 

(*) Profecía de El Libro de la Vida Verdadera

 

 

Cuadro 5. La foto escolar.

Sonido de campanas de un orfanatorio para niños de ambos sexos, de una orden religiosa. Un halo de luz achocolatado ilumina el centro en donde siete alumnos de variadas edades posan para la foto del período escolar que inicia: Uniformes gastados, cabellos desaliñados, rostros cenizos, miradas vacías, lacrimosas.

 

Stephanía

Por poquito y no aparezco en la foto. La madre Superiora me pescó hurgando en el archivero de su oficina. Lo que pasa es que a mí me toca limpiar el lugar, barrer, quitar el polvo del escritorio. Se me hizo fácil abrir las gavetas y revisar los expedientes. ¿Qué por qué lo hice?  ¿Ven estos arañazos que tengo en las manos y brazos? – Me los hizo la gata del jardinero.  El nos platicó que había dado a luz cuatro gatitos y ahí voy yo de tonta dizque a verlos.  Pero en cuanto la gata me descubrió, saltó sobre mí, me enterró sus uñas. Sino es por el jardinero, que me la quitó, capaz que me saca los ojos  -, ¿Por qué?  ¿Por qué me hizo esto?  - le pregunté -  “Aunque sólo sea una gata, es una gata mamá, no te acerques muchachita, las madres se mueren antes que permitir que algo les pase a sus hijos” -  me respondió -  Mi expediente no contiene los nombres de mis padres. Fui abandonada a los días de nacida. En la noche le guardaré a la gata las sobras de la comida, pero a sus hijos no quiero verlos acurrucados junto a ella, me daría mucho coraje, rabia, dolor, envidia. Sí, esa es la palabra, envidia.

 

Santiago

Tuve que pedir prestada esta camisa a Juanito, el del salón A. Todos los años es lo mismo. Cada principio de ciclo escolar, hay que tomarse la foto de grupo. ¿Para que diablos? Ni que nos viéramos tan bonitos con uniformes que han pasado hasta por tres dueños: descoloridos, rabones, zurcidos. Y luego estos pelos, mal cortados, yo le pedí al jardinero sus tijeras para medio componerme el copete, pero él se echó a reír, dijo que sus tijeras podan pasto inglés, no zacate enredado. En las escuelas normales a los niños los mandan hasta con uniforme nuevo para esto de las fotos, y luego hacen anuarios con ellas,  o las cuelgan en los pasillos para que todo mundo las vea.

Las fotos que nos toman a nosotros no son para lucirlas en ningún libro ni en ninguna pared. Ninguna mamá ha pagado un costo. Ningún padre las colocará en

su escritorio. No tiene sentido. Al menos que la madre superiora y el resto de quienes nos rodean, quieran recordarnos que a nadie importamos en verdad. Y que nuestras fotos sirven para dos cosas: la primera, justificar un gasto y la segunda...no hay segunda, es decir, imaginen que cada año les proyectan la misma secuencia de una película, en donde aparecemos nosotros ante una cámara fotográfica que capta la miseria de nuestra existencia. Y luego la madre superiora y directora de nuestro orfanatorio,  lleva la foto a su oficina para guardarla en el tercer cajón de su escritorio. ¡No tiene sentido!  Lo que sí sé es que este año habrá una variante, la madre superiora tendrá que guardar las fotos en el cuarto cajón, porque el tercero  está a reventar.

  

Diana.

Nos ha dicho la hermana Carmela que cuando cumplamos la mayoría de edad  ya no podremos seguir aquí ¿A dónde iremos?  - me pregunto - ¿Qué será de nosotros? ¿Quién nos tenderá una mano?  Ya tengo trece años. Debajo de mi cama guardo una maleta muy vieja,  el cierre no sirve  -, es lo de menos  - cuando cruce con ella la puerta de la  incertidumbre, solamente llevaré lo puesto, y a lo mejor un par de vestidos extras y zapatos de tercer uso, como los que nos obsequian cada navidad las señoras que estacionan sus carros bonitos en el terreno baldío del orfanatorio.

¡Ya tengo trece años!

 

Daniela

En la clase de religión, la Hermana Encarnación dijo algo en lo que pienso desde hace tiempo: “El Hombre tarde o temprano vuelve sus ojos hacia el Pasado, en busca de su verdadero Origen”. Ya tengo catorce años aquí. A lo largo del tiempo he sido testigo de la llegada de muchas parejas ilusionadas por tener un hijo.  Nunca fui escogida. Ahora la Madre Superiora ni nos llama a oficina, cuando llegan padres candidatos, porque ya somos grandes. Nadie adopta a un niño de doce o catorce años, los quieren pequeños. Si son recién nacidos mejor.  Si alguna pareja me hubiera elegido a mí para ser amada, cuidada, protegida,  no hubiera nunca vuelto mi afán en busca de raíces, ¿Para qué?  Si mi verdad plena, real, hubiera sido solamente “ellos”. Cuando sea mayor de edad y tenga que dejar este lugar, reescribiré mi historia de frente al Porvenir.  Igual que hicieron quienes nunca detuvieron su paso para mirar que me les quedaba olvidada en el principio de mi soledad.

 

Lirio.

Hoy es lunes, comeremos flan. Todos los lunes de cada primer mes, comemos flan. Me encanta, es un lujo. Bueno, ya sé que no es la gran cosa, hay niños que comen lo que se les antoja, todos los días, a cualquier hora. Basta que lo pidan a sus padres, y ellos los complacen. Yo sé por la hermana Natividad que mis padres murieron en un accidente y que mis abuelos ya viejecitos no pudieron hacerse cargo de mí. Es triste saberse solo, sin nadie de tu sangre que te diga yo estoy contigo, en las buenas y en las malas. Claro que tengo a mis compañeros, son como mis hermanos, compartimos todo, hasta la incertidumbre de saber ¿qué hay más allá de las puertas del orfanatorio?  Algunos sentimos miedo, otros dicen que cuando llegue el momento se lanzarán a la aventura. ¡Chin!, ¡El chicle!  La señora Paty, nuestra  fotógrafa se enoja si nos ve mascando. Siempre repite que vamos a parecer vacas rumiando zacate.

¡Mis amigos son todo mi mundo!  Por eso vivo atormentada pensando el día en que nos separemos. La hermana Natividad  dice que debemos ser fuertes, no dejarnos vencer por las adversidades, mantenernos firmes, siempre firmes, seguros. ¿Seguros de qué?  ¿De nuestro pasado? ¿De nuestra estabilidad económica, emocional? ¿De nuestro Porvenir?  ¡Ya llegó la fotógrafa! 

 

Fernanda

Este uniforme me queda rabón y apretado. Se lo dije a la Hermana Asunción, pero para el caso que me hizo. Voy a salir horrible en la foto. Si pudiera ponerme atrás, para que los demás me cubran, pero no, hasta con esa, estoy chaparra y tengo que colocarme al frente. Ay, y luego el pelo, esas chavas que vienen de la escuela de belleza ni saben cortarlo,  ¿por qué no practican mejor con sus hermanas, o sus vecinas?  Yo no quería el pelo así, esta todo disparejo.  Como nos lo cortan de a gratis, no podemos protestar. Ojalá y me crezca pronto, ¿Para qué? Siempre es la misma, en cuanto se alarga tantito, la madre superiora manda llamar a esa gente para que nos trasquile. Cuando alcance la mayoría de edad y salga por fin de este lugar, me lo voy a dejar crecer  hasta el suelo y voy lucir unos vestidos bien holgados para no recordar nunca más que tuve que usar por años uniformes de compañeras más altas, o más gordas. Voy a trabajar bien duro, haré mucho dinero, y me compraré muchas cosas nuevas, de esas que venden en los almacenes grandototes, 

como el que vi cuando acompañé a la hermana Asunción a comprar despensa. ¡Que padre es la ciudad,  llena de gente, de carros, de cosas bonitas! ¡Lástima que la madre superiora suspendió esas idas, dizque porque corríamos peligro de perdernos un día.  Me acuerdo que cuando la Hermana Asunción estaba escogiendo la verdura, la gente me veía raro, unos con curiosidad, otros como con desprecio o burla. La madre Asunción me dijo que las apariencias no cuentan, que ser pobre no es pecado. Que lo que vale es lo que llevamos dentro. ¿Si eso es cierto, por qué entonces sentí esas miradas como diciendo “pobre diabla”?   - Cuando sea grande voy a tener una casota, a lo mejor hasta me caso y tengo muchos hijitos, que nunca dejaré. No, antes de todo eso, voy a buscar a mis papás. Seguro que me abandonaron aquí porque no les quedó otro remedio.  Eran muy pobres o estaban enfermos y no podían hacerse cargo de mí. Cuando los encuentre,  voy hacer de cuenta que siempre estuvimos juntos. Siempre. ¡Siempre!

Oscuro. 

Salon B. entra el maestro

  

Maestro

Abran niños el primer tomo del “Libro de la Vida Verdadera”, estudiaremos...

 

Santiago

No tenemos esos libros maestros...

 

Maestro

¿Cómo es eso?

 

Diana

Tenemos libros de español, geografía, historia, matemáticas, civismo, inglés,

 

Daniela

Al menos que se refiera al de ciencias naturales, pero nada más es uno...

 

Maestro

Debe haber algún error...

 

Daniela

¿De qué clase esta hablando maestro?

 

Maestro

De una muy importante...

 

Santiago

Aquí esta la lista de materias de este año maestro, ¿Quiere revisarlas?

 

Maestro

Sí. Veamos: matemáticas, español, ortografía...  ¡No está!

 

Diana

Disculpe  maestro, como usted es nuevo,  a lo mejor se equivocó de salón...

 

Daniela

Este es cuarto b.

 

Maestro

Dejen reviso mi tarjeta.  No hay error, salón b, impartir clase de...

 

Voces niños

¿De qué?

 

Lirio

¿De qué nos va a dar clase maestro?

 

Sfx. hacha cortando un árbol.

 

Maestro

¿Qué es ese ruido?

 

Santiago

¡Es el jardinero, está cortando el árbol que está junto a una banca.  ¡Ya está viejo!

 

Maestro

Yo también estoy viejo...

 

Diana

Sí, pero usted es un ser vivo...

 

Maestro

¿Y el árbol no es también un ser vivo?  ¿O mis ojos me engañan y es sólo un dibujo de cartón, recortado?

 

Stephanía

Es que dice la madre superiora que las palomas se juntan y son muy nocivas...

 

Santiago

No menos que el ser humano...

 

Maestro

¿Qué dijiste?

 

Daniela

No le haga caso maestro. Se le cayó un tornillo de la cabeza...

 

Maestro

No creo. ¿Te llamas Santiago?

 

Santiago

Sí.

 

Maestro

¿Por qué has dicho eso?

 

Santiago

Porque el hombre hace guerras y mata a mucha gente inocente. Incendia los bosques, contamina las aguas, ¿No es eso más nocivo que el excremento de las palomas destruyendo una banca en la que ya nadie se sienta?

 

Maestro

Ahorita vengo. Ese jardinero me va a oír (mutis)

 

Daniela

La madre superiora ordenó que lo tumbaran...

 

Lirio

No se puede hacer nada, ¿Maestro? ¿A dónde va?

 

Santiago

Vamos a  la ventana...

  

Lirio

Está hablando con el jardinero, lo va a mandar a la porra...

 

Stephania

¿Y eso?

 

Diana

No sé  ¡Qué raro!

 

Stephania 

Vamos a sentarnos, ya viene para acá...

 

Maestro

(Entra)

Ya está. Lo arreglé...

 

Daniela

¿Qué arregló?

 

Maestro

Véanlo por sus propios ojos.

 

Niños se dirigen a la ventana.

 

Santiago

¿Está regando el árbol?

 

Maestro

Le hacía falta agua, el pobrecito está muy descuidado, con agua sus ramas reverdecerán, se volverán más fuertes, y serán mejor hogar para las aves...

 

Santiago

¿Y la madre superiora?

 

Maestro

¡Rezando!  Supongo...

 

Diana

Cuando vea que el árbol sigue ahí, va a reprender al jardinero...

 

Maestro

No lo hará.

 

Daniela

¿Cómo sabe?

 

Maestro

Porque lo sé. Bien niños. Terminó su primera clase, nos veremos pasado mañana, y no olviden la lección de hoy. (Mutis)

 

Santiago corre hacia la puerta de salida.

 

Santiago

Ya no está.

 

Diana

¿Qué?

 

Todos los niños se amotinan en la puerta.

 

Santiago

Una de dos, o camina muy rápido o se esfumó.

 

Diana

Creo que camina muy rápido...

 

Fernanda

¿Y de qué primera clase habló?  No nos dio ninguna clase.

Breve Oscuro.

Segunda Escena

  

Al tercer día.  Sfx: campana. Alboroto de niños.

 

Daniela

El maestro no ha llegado todavía...

 

Diana

Ya  sabes que muchos de los maestros que vienen a este orfanatorio, no duran...

 

Lirio

Él se veía distinto...

 

Diana

No hay dinero para pagarles bien, y cuando encuentran plaza en una escuela normal, se van, como el maestro de deportes...

 

Santiago.

Vengan a la ventana para que vean lo que descubrí...

 

Lirio

¿Cortaron el árbol?

 

Los niños se asoman a la ventana.

 

Santiago

¿Cómo explican eso?

 

Diana

El jardinero le puso vitaminas!

 

Santiago

¿Qué vitamina mejora a un ser vivo en tan corto tiempo?

 

Fernanda

Una muy buena...

 

Daniela

¿No dicen que la ciencia avanza?

 

Santiago

Sí. Pero esto es diferente. Aquí no tiene que ver ninguna ciencia. 

 

Diana

El árbol rejuveneció prácticamente de un día para otro...

 

Daniela

¡Miren, la madre superiora camina hacia el jardín!

 

Lirio

¡Va a descubrir el árbol! ...  ¿se siguió de largo...?

 

Stephanía

Ni siquiera le prestó atención, ¿por qué?

 

Santiago

¡Porque no lo vio!

 

Lirio

¿Qué?

 

Santiago

Pudiera ser un espejismo, algo que sólo vemos nosotros...

 

Diana

¿Nosotros? ¿Quieres decir los que estamos en este salón?

 

Daniela

¿Pero por qué sólo nosotros, por qué no la madre superiora o los demás?

 

Maestro

Niños, ¿qué hacen parados junto a la ventana? Todos a sus lugares...

 

Diana

(En voz baja, a los otros)

Sí vino...

 

Santiago

Maestro ¿Ya vio el árbol?

 

Lirio

¿Nos va a explicar qué pasó?

 

Maestro

El árbol revivió, eso es bueno, tiene que prepararse para el largo viaje.

 

Santiago

¿Viaje? ¡Ah! Ya entiendo. Se lo van a llevar para colocarlo en otro jardín...

 

Stephanía

Y tú diciéndonos que era un espejismo que la madre superiora no podía ver...

 

Maestro

Ella ha materializado lo que deseaba ver: un espacio desocupado. Y nosotros hemos materializado lo que debía ser...

 

Lirio

¿Un árbol reviviendo?

 

Maestro

Así es. Todos ustedes en el fondo se sintieron incómodos con la orden de la directora de cortar de tajo la vida de ese viejo árbol. Todos en el fondo hubieran querido detener el hacha. Y así lo hicieron...

 

Santiago

¿Nosotros? ¿No fue usted quien detuvo la mano del jardinero?

 

Maestro

¿No fuiste tú quien habló del asesinato de inocentes con tanta indignación? De haber podido físicamente, tú mismo hubieras detenido la mano asesina, o cualquiera de ustedes. Materializar los deseos buenos es algo muy especial y no cualquiera está preparado para semejante don...

 

Santiago

¿Don?

 

Maestro

¡Don!

 

Lirio

¿Y a dónde se supone que va a viajar el árbol...?

 

Maestro

Ustedes decídanlo...

 

Fernanda

¿Nosotros?

 

Maestro

¿No es el árbol un ser vivo?

 

Niños

 

Maestro

¿No les ha brindado sombra? ¿No ha sido cómplice callado de sus travesuras? ¿No han sido sus hermanos sacrificados por la mano del hombre, para que ustedes puedan dormir sobre una cama de madera, sentarse en una silla de madera, escribir en una hoja, con un lápiz y sobre un pupitre cuya materia prima proviene de un hermano árbol?

 

Niños

¿Hermano árbol?

 

Maestro

¿No merece un lugar especial ese viejo amigo leal, para que los hermanos pájaros del cielo sigan protegiéndose entre sus ramas?

 

Daniela

¿Hermanos pájaros?

 

Diana

¿Por qué habríamos de llamar hermanos a los árboles o a los pájaros?

 

Maestro

¿No provienen del mismo origen que tú?

 

Diana

No entiendo...

 

Maestro

Bien. Se acabó la clase de hoy, la tarea para mañana es resolver el enigma que no entienden. Y desde luego decidir a qué lugar viajará el hermano árbol.   (Mutis)

 

Santiago

Vamos a la puerta

 

Los muchachos corren tras el maestro que salió.

 

Lirio

¡Ya no está!

 

Fernanda

¿Por dónde se fue?

 

Stephanía

“¡Se acabó la clase de hoy!”

 

Daniela

¿Cuál clase?

 

Lirio

¿Y si vamos con la madre superiora para preguntarle quién es él?

 

Santiago

No. Porque si no le toca este salón, nunca más volverá a darnos clase...

 

Fernanda

¿Cuál clase? ¿Qué materia? ¿Dónde están los libros que se supone debemos estudiar?

 

Diana

¿Te gustaría que no regresara?

 

Fernanda

No, eso no.

 

Lirio

A mí me cae bien...

 

Daniela

¡A todos!   

 

Sfx.  Campana de recreo.

  

Diana

Ya es hora de recreo.

 

Daniela

Después vendrá el maestro de matemáticas.

 

Stephanía

Yo no tengo ganas de jugar en el patio...

 

Diana

No vamos al patio...

 

Fernanda

¿A dónde vamos?

 

Santiago

Al jardín, para mirar de cerca al hermano árbol.

 

Todos

¡Vamos!

Breve Oscuro.

Tercera Escena

 

Santiago

Ya se tardó...

 

Diana

No es la hora...

 

Fernanda

¿Y si la madre superiora lo cambió a otro salón?

 

Stephanía

¿O le ofrecieron trabajo en otra escuela...?

 

Lirio

No digas eso...

 

Diana

Él va a venir,  faltan todavía cinco minutos...

 

Daniela

Él llega antes... 

 

Stephanía

También se va antes de que suene  la campana de recreo.

 

Diana

Eso es cierto.  ¿A dónde vas?

 

Santiago

A la ventana...

 

Diana

Ya me asomé yo. El árbol está floreciendo...

 

Los otros

¿Floreciendo?

 

Se asoman a la ventana

 

Stephanía

¡Sus flores son del color de los naranjos...

 

Santiago

No, del color de las manzanas...

 

Fernanda

No, del color de los duraznos...

 

Lirio

No, del color de los cerezos...

 

Diana

No, son  del color de las granadas...

 

Daniela

¿De todos los colores?  ¡Eso no puede ser!

 

Santiago

¿De que te asombras?  ¡Nada en relación al hermano árbol es imposible! 

 

Diana

¿Pero cómo? 

 

Santiago

A lo mejor la importancia de un milagro no es cómo sucede, sino que sucede...

 

Lirio

Ayer, cuando fuimos a verlo lo escuché cantar...

 

Fernanda

Yo también, pensé que era mi imaginación, por eso no dije nada...

 

Diana

Su acompañamiento era un arpa...

 

Stephania

Y su voz ronca, fuerte, como la madera, pero dulce al mismo tiempo...

 

Daniela

No hemos pensado todavía hacia qué lugar viajará...

 

Diana

¿Hablas de materializar un deseo?

 

Daniela

¡Eso más o menos entendí que dijo el maestro!

 

Fernanda

Si eso puede ser, nuestro árbol entonces, vivirá en un bosque maravilloso...

 

Lirio

En donde no existan las hachas...

 

Diana

Un lugar  mágico que cuando anochezca, se ilumine con una luz azul brillante...

 

Santiago

Un sitio a donde puedan llegar todas las hermanas aves de todas las especies, para anidar entre las ramas de los hermanos árboles...

 

Diana

¿Las hermanas aves también viajarán con él?

 

Stephanía

Santiago las mencionó...

 

Santiago

El hermano árbol no estaría completo sin pájaros anidando entre sus ramas...

 

Stephania

¿“Aves de todas las especies”?

 

Daniela

¿Sabes cuántas especies existen en la tierra?

 

Diana

Ya no tantas, muchas se han extinguido, o están a punto de hacerlo. Igual que otras criaturas de la naturaleza...

 

Stephanía

Yo no sabía eso...

 

Diana

¿No sabías que en los laboratorios hacen experimentos horribles con los animales?

 

Lirio

¿O que existen criaderos de animales de pieles bonitas a los que asesinan para hacer abrigos, botas, zapatos que las personas ricas compran?

 

Santiago

¿Ignoras que a los bebés focas los cazadores los matan a palos para atrapar a sus padres que quieren defenderlos y los asesinan también?

 

Diana

¿No sabías que hay un proyecto en áfrica para instalar cámaras de video especiales, para que desde otros países, los que se dedican a la cacería puedan disparar contra animales inocentes, mientras están sentados tranquilamente en las salas de sus casas?

 

Santiago

¿O que en las selvas de México, los cazadores por atrapar una sola cría de una especie de primates, matan a más de veinte adultos que lo defienden, incluyendo a la madre?

 

Daniela

¿Y para qué quieren atrapar a un bebé mono?

 

Santiago

Para venderlo muy caro. Claro que es difícil que sobreviva sin su madre...

 

Stephanía

Cállense. ¿Por qué dicen cosas tan horribles?

 

Daniela

Más horrible es hacer eso...

 

Diana

No llores stephanía. Nosotros no matamos a nadie. Sólo somos niños, huérfanos, igual que los bebés primates, cuyas madres son asesinadas...

 

Fernanda

Sí, somos niños. Pero creceremos, saldremos un día de este orfanatorio y seremos igual o peor que los que cazarán sin necesidad de viajar a las selvas...

 

Stephania

Yo no quiero ser grande. No quiero abusar de la naturaleza como lo hacen los adultos...

 

Diana

No podemos evitar crecer. Pero sí podemos evitar maltratar animales, plantas, arboles...

 

Sfx: campana de recreo.

 

Daniela

¡Se acabó la hora de clases!

 

Diana

No llegó el maestro. Ya encontró una escuela en donde sí le pagan bien...

 

Stephanía

¿Nos hemos quedado solos?

 

Lirio

(Junto a la ventana)

No, el hermano árbol sigue floreciendo en todos los matices

 

Diana

Vamos al jardín para escucharlo cantar.
 
Breve Oscuro.

Cuarta Escena


 
Maestro

¿Por qué tienen esas caras?

 

Daniela

Es que no llegó usted a dar la “clase” antier...

 

Maestro

Pero los descubrimientos que hicieron fueron conmovedores...

  

Fernanda

¿Cómo lo sabe si no estuvo usted aquí?

 

Maestro

¡Terribles revelaciones sobre la inconsciencia del hombre desequilibrando las leyes de la creación. El hermano lobo, niños – mata – por instinto y el sacrificio de su víctima ayuda a completar los ciclos de la existencia. ¡Es la cadena de la sobrevivencia controlada la que impide la extinción! ¡El hombre, por el contrario caza por crueldad, no por necesidad; mata por diversión, por enaltecer su soberbia ante los demás!

 

Daniela

¿Y no hay quien pueda detenerlo?

 

Maestro

Me temo que no.

 

Santiago

¿Ni Dios?

 

Maestro

¡Ni Dios!

 

Diana

¿No puede?

 

Maestro

¡No debe!

 

Stephanía

¡Pero es Dios!  ¡Dios todo puede! ¿No?

 

Maestro

Si Dios detiene las guerras, si Dios detiene la matanza de seres inocentes, ¿Cuándo aprenderá el hombre por sí mismo, a respetar y armonizar con la Naturaleza? ¿Cuándo se enfrentará el hombre al resultado de sus propios actos, para recibir lo que ha sembrado? ¿Cuándo?

 

Santiago

Nunca.

 

Fernanda

¿Entonces, no hay nada qué hacer?

 

Maestro

Al contrario, hay mucho. El hermano árbol ha de viajar de pie, sostenido por sus raíces, con las ramas extendidas, marcando el canon de los vientos...

 

Stephanía

¿De pie? Mide más de veinte metros a lo sumo, eso es imposible...

 

Maestro

¿Lo es?

 

Diana

A estas alturas, nada es imposible. ¿Qué hay que hacer?

 

Maestro

Un arca...

 

Daniela

¿Un arca?

 

Santiago

¿Como la de Noé?

 

Maestro

La de Noé no llegó lejos.  La de ustedes sí.

 

Santiago

¿Qué tan lejos maestro?

 

Maestro

¡Tan lejos como permitan ustedes que su pensamiento se materialice!   

Breve Oscuro.

Quinta Escena

 

Fernanda

¿Le tomó cien años a Noé construir su arca?

 

Santiago

Sí.

 

Diana

No vamos a vivir cien años,  acaso llegaremos a los cincuenta, eso si antes no nos morimos por la radiación de una guerra nuclear...

 

Daniela

O de hambre o sed porque se hayan acabado finalmente los recursos en la tierra.

 

Santiago

Aquí dice que Noé la construyó de  300 codos de largo, 50 de ancho y 30 de alto...

 

Stephanía

Vamos a necesitar al maestro de matemáticas para calcular las medidas...

 

Diana

Eso y todo el dinero del mundo que no tenemos...

 

Entra el maestro.

 

Maestro

El arca de Noé tenía un volumen aproximado de 39500 metros cúbicos, un peso de 13,960 toneladas, que equivalen más o menos a 522 vagones de ganado de ferrocarril. Con una capacidad de 125,280 animales del tamaño de una oveja.

 

Santiago

Maestro, ¿Cómo vamos a construir un arca de semejantes dimensiones, sin material, maquinaria, herramientas, o dinero para...

 

Maestro

Medía de largo 133 metros; de ancho 23 metros y 14 de alto, aproximadamente...

 

Fernanda

Nuestro árbol tiene veinte metros o más de altura...

 

Maestro

La construiremos a escala, como los arquitectos.

 

Santiago

En una maqueta no cabe el árbol, ni todos los pájaros del cielo de todas las especies, aunque fueran del tamaño de un punto dibujado a lápiz...

 

Maestro

(Escribe en el pizarrón)

 

“Un átomo de Buena Voluntad para quienes nos rodean es suficiente...el resto lo completa....”

 

Niños

¿Dios?

  

Maestro

Se acabó el tiempo, pasado mañana decidirán cuando iniciar la obra.

Breve Oscuro.

Sexta Escena

 

Sfx: tañar lúgubre de campanas.

Personajes entre penumbras, rodeados de una niebla espesa. En sus manos sostienen: Diana un bebe de plástico mutilado. Lirio un mamífero de peluche degollado, Santiago un pájaro muerto, Fernanda un pez de plástico cubierto de una masa negra, Daniela naturaleza muerta. Stephanía un diario abierto.

 

Diana

¡Que fácilmente toman algunos, decisiones en la que se juegue el destino de vidas ajenas!

 

Fernanda

La existencia misma pendiendo de dudosas voluntades...

 

Lirio

Ante la muerte injusta cualquier ser viviente se desgarra por dentro y por fuera, clamando piedad a quien cegará su existencia...

 

Daniela

¿Quién se inmuta ante la mirada angustiada o escucha los ayees y gemidos de sus victimas, sean hombres, animales o plantas...?

 

Stephanía

En los periódicos se lee a diario, que barcos petroleros estallan contaminando kilómetros de mar, y causando la muerte de especies marinas.

 

Daniela

Que los ríos se agotan, los bosques se incendian, las ballenas se suicidan en las orillas del mar...

 

Fernanda

Que el exterminio de especies de animales es una vergonzosa realidad...

 

Stephanía

Que hombres, mujeres, niños, mueren a diario víctimas de virus creados en laboratorios, que han sido propagados por el mundo entero...

 

Lirio

Que los mandatarios que tienen en sus manos el destino de la humanidad, desatan guerras, arrasando con pueblos enteros, para asentar su poderío.

 

Santiago

Siento horror y vergüenza de pertenecer a esta raza de los últimos días...

 

Diana

¡Cuando todo se agote, hasta la esperanza, los hijos del mañana no podremos clamar por un milagro de existencia...

 

Fernanda

“Porque los que han tenido en cada fracción de segundo, - ustedes - no han sido suficientes”

 

Santiago

“¡Tierras fértiles, extensos océanos, selvas pródigas, cielos dispuestos al amanecer o anochecer...

 

Lirio

¿Qué más pueden exigir los humanos? ¡Lo han tenido todo por tiempos infinitos, nada se les ha quitado y sin embargo, ¡Qué poco les queda!...”

 

Stephanía

(Enfrenta al público, rompiendo cuarta pared)

¿Qué herencia dejarán a los Hijos del Porvenir, cuando el Destino los alcance?

 

Diana

¡Mañana! Con un átomo de buena voluntad, construiremos  el arca en la que llegue a un mundo mejor, nuestro hermano árbol.

Oscuro.

Septima Escena
 

 

Sobre oscuro sfx: fuerte viento. Música cristalina.  Se ilumina escenario.

 

Diana

El jardinero, - que si podía ver al hermano árbol floreciendo día tras día-  me prestó de buena gana  herramientas.

 

Santiago

Yo descubrí unas puertas de tablones, abandonadas junto a una tapia en el terreno no construido del asilo y el jardinero me ayudó  -  de buena gana – a llevarlas al salón de clases...

 

Lirio

Yo me encargué de recolectar cuanto clavo hallé en bodegas, baños, salón de música, ayudada  - de buena gana-  por el jardinero.

 

Fernanda

Yo de vaciar en envases de refrescos de plástico, pintura de agua de diferentes colores guardados en el cuarto de trebejos, cuyo candado abrió – de buena gana – el jardinero 

 

Stephanía

Yo me ocupé de tomar prestadas las brochas y resistol, que guarda el maestro de artísticas en su taller. Y esta vez el jardinero  -, de muy buena gana - vigiló que nadie me descubriera...

 

Daniela

El jardinero – de muy buena gana –  y yo,  tomamos prestados, regla, escuadra, compás, calculadora, del maestro de matemáticas...

 

Maestro

El lunes, con un serrucho que proporcioné yo, se hicieron los primeros cortes para la construcción del arca.  Ese día llovió a cantaros. Y los noticieros mencionaron varios terremotos ocurridos en dos o tres países del mundo...

 

Diana

El martes probamos a ensamblar las primeras piezas cortadas del arca. El viento se desató ese día, con tanta fuerza, que estrelló las ventanas de la oficina de la madre superiora. Escuché en la radio que varias hectáreas de bosques se incendiaron en muchas partes del mundo...

 

Lirio

El miércoles colocamos los primeros clavos de lo que sería la planta baja del arca.  Nunca antes había visto granizar con tanta fuerza, como ese día. En la televisión anunciaron la reunión de los representantes de las potencias mundiales con el propósito de arreglar diferencias antes de decidirse por una guerra...

 

Fernanda

El jueves hicimos los cortes de madera de la parte superior del arca. Una conjunción de planetas llamó ese día la atención de la humanidad. Los cristianos velaron rezando y anunciando que el Apocalipsis estaba cerca, que los ángeles del cielo descenderían para llevarse a los justos y castigar a los perversos. Lo único cierto es que eran naves no identificadas que se acercaban a la tierra!

 

Stephanía.

El viernes ensamblamos por fin la parte superior del arca. Una gran emoción nos embargó a todos. ¡Fuimos dichosos! - por primera vez nos olvidamos  -, incluso -  que algunos de nosotros  éramos huérfanos y otros abandonados en el asilo! ¡Lo más extraño de ese día es que nevó!

 

 Daniela

Ese mismo viernes, yo tuve que desbaratar una silla de la cocina del asilo para completar los clavos que nos faltaban  - el jardinero desde luego – me ayudó de muy buena gana

 

Lirio

El sábado, entre todos pintamos el arca. Ese día la madre superiora salió corriendo de su oficina enloquecida porque el cielo se había oscurecido no a causa de una tormenta, de un tornado o de un cuerpo celeste, cayendo sobre la tierra. No, sino por una infinidad de pájaros de todas las especies que finalmente volaron en picada -, minimizando su tamaño -, para llegar a nuestro salón de clases, y guarecerse en el interior de la recién pintada arca...

 

Santiago

La llegada de los pájaros nos hizo pensar en alimentos, fue así como todos cosimos saquitos en los que guardamos provisiones que tomamos de la bodega del asilo: arroz, sal, azúcar, piloncillo, frijoles, lentejas, patatas, maíz, alpiste, pastas, aceite, entre otros...

 

Lirio

Esa noche no dormimos, emocionados por nuestros primeros huéspedes y su minúsculo tamaño. Los noticieros se dedicaron a hablar de un extraño fenómeno que había causado la muerte de todas las aves, si bien aún no encontraban los cuerpos...

 

Daniela

El domingo fue decisivo. ¿Cómo desprender al hermano árbol para que minimizara su tamaño y llevarlo a la parte inferior del arca?

 

Diana

Un temblor resolvió el problema, las raíces del hermano árbol asomaron radiantes. La madre superiora más asustada que nunca, sólo acertó a ver un gran agujero en la tierra y ordenó al jardinero que lo rellenara.

 

Santiago

Cuando el árbol se minimizó y el maestro lo colocó sobre el piso de la planta baja del arca, supuse que habíamos llegado al final de la meta. Pero no fue así porque el maestro con toda tranquilidad nos preguntó algo en lo que no habíamos pensado antes...

 

Maestro

Bien, todo está listo, faltan dos cosas nada más. La primera, ¿en qué mundo queda el bosque que han materializado para el hermano árbol?

  

Diana

Teníamos que hallar la respuesta antes de que terminara el día. Para sorpresa nuestra,  fue el jardinero, asomado a la ventana quien transformó su pensamiento en energía pura...

 

Lirio

¡En la Luz de las Estrellas!  -  dijo – apuntando hacia el cielo que ya dejaba ver los primeros astros luminosos...

 

Fernanda

¡En la Luz de las Estrellas!

 

Daniela

No hay mejor lugar...

 

Maestro

El hermano árbol navegará entonces por el universo hasta encontrar  un mundo situado en la Luz de las Estrellas...

 

Diana

Antes de las once de la noche, ya habían llegado al arca minimizando su tamaño los animales de zoológicos, de casas, de calles, de todas partes del mundo. ¡Lo que significaba que quedaba poco tiempo!

 

Santiago

Se acercaba la partida...

 

Maestro

El hermano árbol, las hermanas aves, y los demás hermanos de la naturaleza, no podrán viajar solos, ¿No han pensado en eso?

 

Diana

¿Qué quiere decir?

 

Maestro

Esta civilización no tiene ya futuro. El arca es la esperanza, ¿quién de ustedes levará el ancla?

 

Lirio

¿Eso significa, no volver nunca más, Hermano Francisco...

 

Diana

Sí, el nombre del Maestro era Francisco, y de acuerdo a nuestras investigaciones, había nacido en un pueblecito italiano, hacía mucho, mucho,  pero mucho tiempo...

 

Cambio de luz apoyado por  sfx.  De animales.

 

Diana

Al día siguiente, los noticieros anunciaron que los representantes de las potencias no habían llegado a un acuerdo que evitara la guerra. Se habló también de la desaparición inesperada de muchas especies del reino animal y de que los elementos estaban desatados destruyendo ciudades.

 

En un recuadro de noticias menos importantes se mencionó extraños sucesos dentro de un asilo de huérfanos. Se dijo que la madre superiora había perdido la razón tratando de llenar con tierra un enorme agujero, que sólo existía en su mente.

 

Lo que nunca dijeron las noticias antes de que estallara la primera de una serie de bombas que desatarían una guerra nuclear que duraría seis meses pero con efectos catastróficos, fue que un arca de enormes dimensiones navegaba en esos momentos por el espacio infinito y que sus tripulantes: siete niños, animales de todas las especies, un hermano árbol de veinte metros de altura, mas un viejo jardinero –  se guiaban por una brújula, que señalaba la existencia de un mundo en la Luz de las Estrellas, con habitantes buenos, bosques, mares, selvas, ríos, montañas, vegetación y criaturas de la naturaleza, nunca antes vistos!

 

Oscuro

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Comentarios - Deja tu comentario sobre la obra
Mostrar de en 15
po
p
Autor: p | Fecha: 13/08/2013 23:50:24

ddd
hola me parece estraudinario wowow comunicate con migo eres muy buen@ excribinedp
Autor: ddd | Fecha: 29/01/2013 22:37:14

tim
hola soy kiko os doy este mensaje pa k os murais tos en verdad soy josé mota bueno adios
Autor: kiko | Fecha: 25/01/2011 16:39:48

Mostrar de en 15




Inserta tu mensaje
Nombre:  
Título:  
Mensaje:
 
Icono de mensaje:











Portal Web enfocado a autores amateurs y amantes de la literatura, que desean leer o publicar sus poesías, obras de teatro, novelas, relatos, cuentos...