Mi piano,mi vida (Escrito por ELEN)
Amaneciò, dìa soleado ,asì recuerdo, asì lo escribo estrujado , mañanero , cansadode viejos caminos . Llegaste callado ,admirado...
Contacto | Agréganos a tus favoritos | Haznos tu página de inicio
Nombre:

Contraseña:


Regístrate
Recordar contraseña
- Inicio
- Foros de discusión
- Publica tu obra
- Leer obras
- Autores
- Definiciones
- Didáctica
- Narrativa
- Poesía
- Teatro
- Total obras: 1867
- En el foro: 361
- Usuarios Online: 20
Encuestas Gratis
- Poesías
- Cuentos
- Poesías de amor

LA MALA MEMORIA.

Autor: rolox37
Estadísticas Resumen
Fecha de publicación: 04/11/2008
Leído: 2252 veces
Comentarios (5)
Valoracion de la obra: 7,25

Del olvido, al no me acuerdo...
El  caso de Manuel Anguiano fué un episodio singular, quizá uno de los mas extraños que me hayan tocado a Mí saber.
Yo que tuve oportunidad de conocerlo puedo dar fé de la persona casi completamente normal que era. Y tengo que decir casi, porque había una circunstancia extraña en Él que podría diferenciarlo un poco de la demás gente. Algo que tal vez no tuviera mayor importancia y podría prestarse incluso para ser motivo de hilaridad o risa de entre todos quienes lo conocimos. Motivo que para su desgracia no fue tan insignificante o hilarante como todos lo llegamos a creer.

El caso es que nuestro amigo era poseedor de la mas mala memoria que Usted pueda imaginar. Una condición bastante extraña en una persona sana y sin vicios como Él lo era en vida pero que por circunstancias que escapan a nuestro alcance de entendimiento así fue.

Cuentan quienes lo conocieron antes que este, su humilde servidor, que una vez ante el juez del registro civil y acompañado de aquella jóven (Julieta, creo que así se llamaba) fué con la intención de celebrar su contrato matrimonial con tan mala suerte que había olvidado que el juez que precidía esa oficialía era precisamente su cuñado, hermano de su esposa con la que había olvidado también que estaba casado y llevaba poco mas de 20 años de feliz vida matrimonial. Por fortuna ni su mujer ni el hermano de Ella se lo llegaron a tomar a mal, sabían de sobra de los episodios bochornosos y lamentables que su mala memoria les causaban a todos quienes lo rodeaban.
Sin embargo, no fue igual con la familia de aquella jovencita que dicen incluso que su padre lo persiguió escopeta en mano y exigiéndole que se detuviera le gritaba:

- ¡Vas a ver como te quito para siempre esa mala memoria a punta de plomazos, hijo de la gran puta!

En fin, eso es lo que cuentan y realmente como Yo entonces aún no lo conocía no puedo atestiguar que tan cierto séa. Tomémoslo en todo caso como un mero rumor.

Lo que si en cambio me tocó presenciar fue la vez que un amigo común de ambos nos presentó y luego de decirle mi nombre y esperando saber el suyo se quedó enmudecido, tratando de que una luz divina de memoria le llegara del cielo y le permitiera recordar el nombre con que fue bautizado un día, condición que no se dió y con evidente pena sacó una cartera del bolso de su pantalón de donde extrajo su cédula de identidad y con risa por demás nerviosa exclamó:

- Manuel Anguiano, a sus órdenes caballero.

En otra ocasión Mercedes su esposa, temiendo lo peor cuando se dió la hora de que Manuel estuviera de regreso del trabajo a casa, este no llegó. Tres meses después y cuando se había resignado a que su esposo había desaparecido alguien tocó a su puerta. Era Manuel, relatando como noventa y tantos días antes salió de su trabajo y había olvidado el camino a casa. Alguien que trató de ayudarlo le preguntó su nombre pero nunca lo recordó, ni el de su esposa ni el de sus hijos tampoco. Fue que al verlo tan flaco Mercedes lo cuestionó sobre su salud y con cara de asombro dijo:

- Yo me siento bien. Pero olvidé comer. Por eso debo tener este hambre que tengo.

Así, cuando fue víctima de un asalto, nuestro amigo sin oponer resistencia y resignado a que lo robaran sacó su cartera para entregarla al delincuente y fue entonces cuando recordó que la llevaba con Él. Antes de dársela tomó su cédula nuevamente y pudo recordar quien era y donde vivía, fué así como pudo regresar a casa.

Podría pasarme horas recordando y platicándoles anécdotas de este buen y olvidadizo amigo, pero creo que no es el momento ni el lugar.
Aquí, presente en su funeral alcanzo a distinguir esa como cortada cosida y en forma de cienpiés que le nace en la barbilla y se pierde abajo de su camisa. Alguien casi en secreto me dijo que eso es una autopsia y que no fué necesaria ya que no pudieron encontrar la causa de su muerte. Eso es lo que me dijeron.
Yo no soy doctor ni mucho menos, apenas un pobre jornalero asalariado, pero a mi me dá por sospechar muy seriamente que a Manuel de pronto se le olvidó que tenía que respirar para seguir vivo. Yo creo que eso fué lo que debe haberlo matado.
No me crean mucho, es como les digo Yo, sólo una mera suposición, pero es que sinceramente, Manuel era tan, pero tan olvidadizo…

Comentarios - Deja tu comentario sobre la obra
Mostrar de en 15
sjhsd
esto es muy largo no m gusta resumanlo!
Autor: tu madre! | Fecha: 21/09/2011 0:24:01

el cuento de la mala memoria
hola nencesitoo que meee dija en autorr de el cuento de la mala memoria q no me lo see please
Autor: melanie | Fecha: 04/11/2010 1:00:09

No0 Se3 QUE es
hola mi nombree es thaiz me encantaria que me enviaran una obra literaria por fis se les agradece lo mas pronto posible gracias
Autor: thaiz | Fecha: 23/06/2009 19:45:01

agradecida
felicidades, me gustó mucho la simplicidad de las letras y lo muy apetecible que es.
Tiene un ingenio que hace falta en estos tiempo en donde las letras rebuscadas y las historias desalentadoras y amargas abundan.
¡Viva la literatura toda, viva el derecho a manifestarse.!
Autor: karla | Fecha: 18/12/2008 19:15:58

io qe c
holllaa.... bldos.....
Autor: marcela | Fecha: 15/11/2008 16:37:20

Mostrar de en 15




Inserta tu mensaje
Nombre:  
Título:  
Mensaje:
 
Icono de mensaje:











Portal Web enfocado a autores amateurs y amantes de la literatura, que desean leer o publicar sus poesías, obras de teatro, novelas, relatos, cuentos...