la ascencion de kire (Escrito por Teofrasto Paracelso)
- La Ascensión de Kcire - Las Memorias de la Primera Entrada al Valle Rojo, el viaje de los luzavianos y la fundación del reino...
Contacto | Agréganos a tus favoritos | Haznos tu página de inicio
Nombre:

Contraseña:


Regístrate
Recordar contraseña
- Inicio
- Foros de discusión
- Publica tu obra
- Leer obras
- Autores
- Definiciones
- Didáctica
- Narrativa
- Poesía
- Teatro
- Total obras: 1867
- En el foro: 364
- Usuarios Online: 57
Encuestas Gratis
- Poesías
- Cuentos
- Poesías de amor

El ladrón de Navidad

Autor: Jorge Queirolo Bravo
Estadísticas Resumen
Fecha de publicación: 05/01/2008
Leído: 5931 veces
Comentarios (10)
Valoracion de la obra: 9,47

Es la historia de un ladrón que entra a robar a una casa aparentemente deshabitada en el día de Navidad, y el sorprendente desenlace que éste experimenta.

El ladrón de Navidad

 

Por Jorge Queirolo Bravo


Registro de Propiedad Intelectual Nr. 130.045

I.S.B.N.: 956-8271-09-0

 

Primera Parte


Buscando dónde trabajar

 

El Cerradura amaneció con ganas de trabajar aquella soleada mañana del último mes del año. No era para menos, llevaba varios días sin hacer nada y como todo ser humano normal quería comer algo. Y con mayor razón en una fecha tan significativa como el 24 de diciembre. Era la ocasión propicia para procurarse unos fondos y disfrutar de un buen festín. Las jornadas de inactividad a cuestas no fueron por holgazán, sino porque enfermó y eso le impidió salir a ganarse el pan de cada día. Ahora podría recuperarse y juntar un poco de dinero para ir de vacaciones en las semanas venideras. Así evitaría el insoportable calor de Santiago de Chile durante enero y febrero. Aunque para él, incluso el período estival resultaba propicio para laborar. Le gustaba salir de la capital durante esos meses cálidos del verano, pese a que en su actividad resultaban especialmente fructíferos para juntar dinero en efectivo. Es que la ocupación de El Cerradura no era de lo más corriente ni bien vista en la sociedad. De partida no se llamaba así, pues “El Cerradura” solamente era un apodo con el que se lo conocía en su medio: el de la delincuencia. Se lo granjeó gracias a su habilidad para abrir todo tipo de cerraduras, puertas y candados.

Los que se codeaban con él siempre comentaban que al parecer no existía casa o edificio, en el que este verdadero artista de la cerrajería no pudiera irrumpir sin ser detectado. Su labor era muy bien cotizada en el mundo del hampa y muchos ladrones se disputaban el privilegio de trabajar con él, aunque El Cerradura prefería actuar solo, pues no le gustaba tener socios ni menos compartir el botín conseguido. Así evitaba a los soplones, muy abundantes en su medio. Sus andanzas lo llevaron a desplazarse por muchos países del mundo, frecuentemente en busca de distracción y entretenimiento. A los 35 años no poseía fortuna, esto debido a que casi todo lo ganado se lo gastaba en su mayor vicio: las mujeres. Además no era violento ni gustaba de hacerles daño a sus víctimas. Lo suyo era simplemente apropiarse de lo ajeno en silencio y huir. Nada de herir, matar o violar, eso quedaba para los hampones sin clase, a los que decididamente despreciaba.        

Apoderado del pensamiento que su mente ideó para aquel importante día, se irguió del catre sobre el que pasó la noche y se dirigió al baño para darse una ducha fría, no solamente por ser verano sino porque el gas estaba cortado, ya que la cuenta permanecía impaga desde el mes anterior. 20 minutos después salió del cuarto de baño y lentamente se vistió. Se puso la última muda de ropa limpia que le quedaba, hecho bastante lógico considerando que la última visita de Claudia, su pareja, fue 12 días antes. Ella pasaba parte del tiempo viviendo en la pequeña casa que El Cerradura ocupaba en un modesto sector del sur de Santiago. Iba y venía como si el lugar fuera un hotel. Era una relación inestable que tampoco parecía tener un gran futuro. El Cerradura sintió deseos de desayunar pero el refrigerador y las alacenas de la cocina estaban vacías. Ya las llenaría con todo lo necesario. Por lo pronto lo urgente era ir a “trabajar”. Salió por la puerta principal, preocupándose de cerrarla bien, pues no valía correr el riesgo que los pandilleros del barrio entraran a robar. En la esquina se detuvo a tomar una Coca Cola bien helada en una pequeña tienda llamada “La Bienaventuranza”, perteneciente a una comadre que siempre le fiaba lo necesario. Ella sabía a la perfección que su compadre era un muy buen pagador.

Con unas pocas monedas en el bolsillo se dirigió hacia la parada de buses ubicada a media cuadra y allí esperó a que llegara el medio de transporte que lo trasladaría a destino. Una hora y media después se bajó del autobús amarillo, en el borde de un barrio muy elegante de la capital chilena. Emprendió una marcha en silencio para buscar la residencia adecuada con el fin de sacar unos “regalitos” de Navidad. Lo que más lamentaba era que sus padres no estuvieran físicamente presentes para comprarles los mejores presentes que la fecha ameritaba. Éstos desaparecieron prematuramente, debido a la mala atención que se presta a la gente de escasos recursos económicos en los hospitales públicos chilenos. Dominado por las cavilaciones avanzó por una calle poco transitada. Pocos autos circulaban por el sector. Lo mejor estaba por comenzar y consistía en escoger una casa en la que no hubiera alguien. Eso no era difícil en esta época del año, en que muchas familias iban a pasar las fiestas a la costa, especialmente a Viña del Mar. No faltaban los que salían del país y volvían al año siguiente.

La calle continuaba cuesta arriba y el ascenso demandó un mayor esfuerzo físico, pero tras una curva muy pronunciada volvió a ser plana. Frondosos árboles cubrían la vereda y ocultaban la vista de las casas. Para verlas faltaba tener un agudo poder de observación. No se trataba de viviendas comunes y corrientes, como las que habitaría un trabajador u oficinista, sino que eran verdaderas mansiones, todas muy fastuosas y físicamente grandes. En cada una de ellas se podía observar a lo menos 4 ó 5 coches estacionados en el interior. Éstos no eran precisamente Fiat 600 o escarabajos Volkswagen. No, allí el vehículo más humilde de todas formas resultaba ser cuando menos un Mercedes Benz del año, sin que por ello los Jaguar fueran escasos. De repente incluso aparecía uno que otro Rolls Royce o Ferrari. Un hombre de experiencia en el oficio no podía dejarse impresionar por estos lujos y El Cerradura tenía una alta autoestima de sí mismo y, se consideraba un profesional de primera categoría.

Sumido en tantas divagaciones apenas reparó en la señorial casa ubicada a su costado izquierdo. Repentinamente fijó su vista en ella y empezó a escudriñar los alrededores. Notó que aparentemente no estaba vigilada como en los otros casos. Tampoco parecía estar habitada pese a la grandeza física de sus dependencias. Tanta suerte no es común en un día de Navidad, pensó El Cerradura. Y para no correr el riesgo de equivocarse, subió por una bocacalle empinada en dirección al cerro. Así podría ver la construcción desde otro ángulo y vigilar el jardín. Eso mismo hizo durante una hora, ubicándose entre los árboles sin podar de un sitio eriazo contiguo. En todo ese lapso no observó movimiento alguno. Las ventanas se veían cerradas a cal y canto. Entrar podría ser fácil si burlaba la alarma. Aquí venía la parte más difícil de realizar, pues con tanta nueva tecnología antirrobos los riesgos ya no eran mínimos como antes. Aun así, esta casa aparentaba estar desprotegida, hecho que confirmó al ver que una ventana del segundo piso permanecía levemente abierta, lo que descartaba que la alarma estuviera trabajando. El muro circundante era alto pero no imposible de escalar, con la ventaja que los árboles ubicados en la parte trasera del jardín taparían todo movimiento, que intentara desde una esquina del terreno aledaño. Con sumo cuidado trepó a un árbol y examinó nuevamente el bosque colindante, el que al ser tupido daba una cobertura magnífica para aproximarse a la puerta trasera sin ser visto. Sacó un par de guantes de goma transparente de los bolsillos y se los puso. Por experiencia sabía que no se puede dejar huellas digitales en ninguna parte y esto incluye el área de aproximación. Precavidamente buscó pedazos de tronco en los alrededores, producto de las podas de ramas y tala de árboles, hasta que encontró dos piezas de tamaño regular que servirían para escalar el muro. Las colocó contra la pared, formando una base con las piedras más grandes que localizó en el suelo, hasta que notó que no caería al pararse sobre los maderos. Así ganó a lo menos un metro y medio de altura sobre el nivel del suelo, lo que sumado a su metro ochenta de estatura le permitiría franquear la pared.

Se encaramó y su pecho quedó a la altura del tope del muro, pudiendo ver el otro lado sin problemas desde esa posición. El bosque tapaba la mayor parte de su campo visual, excepto un claro desde el que previamente observó la imponente casa. Sacó del bolsillo del pantalón una tijera para metales que solía llevar para esas contingencias y cortó el alambre de púas. Se ayudó con las manos y esforzándose pudo pararse sobre el muro, para luego descolgarse y caer suavemente sobre la tierra húmeda que rodeaba a los árboles. El siguiente paso consistía en avanzar sigilosamente, hasta llegar a la puerta del lado de atrás. Para ello tuvo que bordear la piscina al salir del bosque y caminar unos 10 metros sobre un mullido césped verde, mejor cuidado que el de una cancha de fútbol, hasta que finalmente estuvo frente a la puerta. Todavía no salía de su asombro, debido a que por su experiencia sabía que en toda casa de estas dimensiones normalmente hay al menos un par de feroces perros rottweiler o doberman en el jardín, que habitualmente están dispuestos a despedazar a cualquier intruso con un olor extraño. Aquí no se veía nada, ni siquiera un gatito diminuto que maullara. Observó rápidamente los ventanales a los lados, de los que ninguno exhibía las clásicas cintas plateadas que indican la presencia de alarmas. Extrajo de su bolsillo un instrumento producto de su propia fabricación: una ganzúa. La introdujo en la cerradura haciéndola girar suavemente hacia la derecha e intentó abrir la puerta. La primera vez fracasó y al segundo intento la cerradura se abrió sin problemas. Toda la operación no duró más de quince segundos. Empujó la puerta sin hacer ruido e ingresó. El interior de la casa estaba en el más absoluto silencio. Aquí penaban las ánimas. Le enormidad de los salones resultó sobrecogedora, pues El Cerradura jamás había estado en una vivienda tan espaciosa.

Lentamente avanzó unos metros por un pasillo que daba al comedor, antes de llegar al fondo abrió una puerta y vio una cocina digna de un restaurante con un rango de muchos tenedores. Las ventanas de la misma estaban cerradas y el ambiente era de una casi completa penumbra, aunque algo de luz penetraba por las rendijas. Esperó unos segundos interminables a que sus ojos se acostumbraran a la oscuridad reinante, prosiguió su inspección y llegó hasta un refrigerador tipo americano, de esos que tienen una conexión que permite sacar cubos de hielo y agua helada. Lo abrió y ante sus ojos aparecieron víveres y enlatados importados de todas las marcas imaginables. Algunas le resultaron conocidas, por haberlas visto en sus viajes o porque cuando conseguía un buen botín se daba un gustito comprando en los supermercados y tiendas de “delicatessen”. De pronto reflexionó y el subconsciente le recordó que estaba allí para trabajar, no para degustar manjares exquisitos, que más tarde de todas maneras podría comprar con el dinero recibido, después de reducir en los bajos fondos lo obtenido. En una casa así seguro que tendría que haber una buena cantidad de joyas, cuadros caros y posiblemente dinero en efectivo. Si se trataba de Dólares mejor aún, los pesos chilenos formaban un bulto grande y a veces no tan fácil de transportar, si es que la cantidad era respetable. Los cuadros no complicaban el panorama, generalmente se descolgaban y cortar el lienzo no presentaba mayores dificultades. Pasó al comedor y con la ayuda de la linterna examinó las paredes. Lo que vio lo dejó casi sin respiración: cuadros de la colonia, de las escuelas quiteña y cuzqueña. La sala principal cubría al menos unos quinientos metros cuadrados y de las paredes colgaban tesoros aún más caros: óleos de Chagall, Picasso, Guayasamín, Pacheco Altamirano, Matta, Degas, Matisse, Pizarro y Magritte completaban una escena casi surrealista. El Cerradura tenía su cultura pictórica, no en vano recorrió numerosos museos en sus giras por Europa, sin que ese amor por el arte le haya impedido salir de allí con unas cuantas billeteras que no eran precisamente propias.

Convencido que sería muy difícil llevarse tantas obras de arte juntas y que si lo lograba, reducirlas sin que lo atraparan los efectivos de la Policía de Investigaciones de Chile resultaría aún más complicado, optó por buscar la escalera que conducía al segundo piso. La encontró en un hall que daba a la puerta principal. Silenciosamente subió con lentitud, peldaño por peldaño, pisando casi con miedo el mármol blanco que los cubría. Una vez arriba, se vio en medio de un pasillo oscuro y largo. Caminó sin prisa y ayudándose con su linterna de mano. Todas las puertas estaban cerradas. Contó doce habitaciones, pero la que importaba era la principal, en la que generalmente se guardaban las joyas. ¿Cuál de todas sería? Abrió una puerta y entró a la habitación. Ésta era por sí sola un departamento aparte, con estudio y baño propio. En el velador contiguo a la cama descolgó el teléfono y comprobó que la línea funcionaba sin problemas. Sintió deseos de hacer un par de llamadas al extranjero, pero esa gracia lo podría delatar durante las investigaciones posteriores. Ver el baño hecho con mármol de Carrara fue majestuoso, sintió ganas de meterse en el jacuzzi y refrescarse pero el llamado del deber fue mucho mayor. Salió y continuó inspeccionando las demás habitaciones del segundo piso, todas exageradamente grandes y elegantemente amobladas, pero tristemente desocupadas. Solamente quedaba la del fondo y hasta ahora no había encontrado mayor cosa: unos pocos anillos de brillantes y un par de miles de Dólares en billetes. Nada del otro mundo para una casa tan grande, aunque serviría para pasar la Navidad y el verano sin mayores necesidades. Empuñó la cerradura de la única habitación que no había revisado e ingresó furtivamente a la misma.

 

Segunda Parte

 

La sorpresa

 

Como ya conocía las otras habitaciones, inmediatamente supo cuál puerta abrir en la antesala que éstas tenían antes del dormitorio. Era la de la ventana que se veía entreabierta desde el exterior. Aquella ventana desde lejos parecía apenas abierta. Aquí la ilusión óptica se reveló rápidamente, sobraba luz natural y esto dio paso a una fulgurante sorpresa, de esas capaces de arrancar un grito de espanto a cualquiera, incluso a hombres duros y curtidos como El Cerradura. Sobre la espaciosa cama yacía una persona, recostada y muy calmada. Ella ni se inmutó al enfrentar su mirada con el intruso, siguió pacíficamente acostada y esperó que el inesperado visitante se calmara para dirigirle unas palabras:

-¿Vio algún fantasma acaso? ¡Cálmese por favor, no me va a decir que me tiene miedo a mí! ¿En qué puedo servirle?

La cara de El Cerradura adquirió un color ceniza y las manos le temblaban. No sabía qué hacer, si matar a la anciana y largarse o contestar la pregunta. En su carrera delictiva nunca mató ni hirió a nadie y tampoco quería comenzar ahora. Tiritando de miedo, con el temor de que la mujer seguramente activó algún tipo de alarma para llamar a la policía y pensando que en cualquier momento los agentes del orden aparecerían para arrestarlo, articuló un par de palabras no muy coherentes:

-Eeen naada por el momento. No se preocupe que ya me voy.

La señora respondió sin demora.

-¿Pero por qué se quiere ir tan pronto? ¿Recién llega, no saluda, no se presenta y ya se quiere ir? ¿Vio alguna mala cara en esta casa? ¿Por qué no se sienta?

El Cerradura ya no sabía qué decir e insistió en irse.

-Mejor que no. Créame que es preferible que me vaya. Le prometo que no le voy a hacer daño.

La veterana ni se inmutó ante el anuncio y más bien trató de entablar una conversación:

-¿Hacerme daño? ¿Qué daño podría hacerme usted? ¿Matarme? ¿Para qué? De todas maneras estoy casi muerta. Pero si quiere hacerlo adelante, que igual no voy a poner resistencia, ni tampoco puedo hacerlo. Pero antes cuénteme, ¿quién es usted?

El delincuente, influenciado por su habitual incredulidad, no daba crédito a sus oídos, pero se relajó un poco y contestó:

-Todos me conocen como El Cerradura.

La mujer se presentó:

-Encantada de conocerlo, señor Cerradura, soy María de los Ángeles de Saralegui Alcorta y Torremorena Albán. ¿Qué se le ofrece?

Tanto apellido confundió aún más al hombre, que apenas balbuceó:

-Bueno nada.

La anciana replicó afablemente:

-¿Nada? ¿Me viene a ver el día de Navidad y me dice que no quiere nada? Vamos, algo querrá. ¿Por qué vino señor Cerradura? No sea tímido y dígamelo de una vez, no actúe como si lo fueran a descuartizar. Supongo que no piensa que una vieja paralítica le puede hacer daño.

El Cerradura se sinceró ante tanta amabilidad:

-La verdad es que soy ladrón. Entré a esta casa para robar, estaba buscando objetos de valor y me encontré con usted. Le juro que si no llama a la policía, me voy inmediatamente y no me llevo nada. Hasta le puedo devolver lo que me estaba llevando, pero por favor no me entregue. No quiero pasar la Navidad y el verano encerrado en una prisión.

Después de pronunciar las últimas palabras sacó todo lo que sus bolsillos guardaban y lo puso sobre la cama de la anciana. Ella sonrió y con un ademán rechazó la oferta:

-No necesita devolver nada. Llévese todo lo que quiera, que igual no voy a llamar a nadie.

Para El Cerradura la oferta resultó abiertamente tentadora. En toda su larga vida delictiva jamás le pasó que alguien le hiciera semejante ofrecimiento. Pensando que tal vez entendió mal o que podría haber una trampa, prefirió preguntar:

-¿En serio me lo dice?

La contestación no tardó en llegar:

-Por supuesto que es en serio. No estoy bromeando. Puede llevarse lo que quiera. No necesito dinero, joyas ni objetos de valor. Así como estoy nada de eso me sirve. Y si me quiere matar hágalo ya y rápido, por favor. No se preocupe, que no voy a gritar.

Lo último hizo que El Cerradura se sintiera ofendido:

-No la voy a tocar siquiera, yo soy ladrón pero no asesino. Además también tuve abuelita y la quería muchísimo. Se me fue hace un par de años y nada en el mundo me la va a poder devolver.

El anuncio conmovió a María de los Ángeles:

-Lo siento, señor Cerradura. ¿De verdad quería a su abuelita? Siempre pensé que los delincuentes no tenían sentimientos.

La respuesta tardó unos segundos en llegar:

-Claro que quise a mi abuelita.

-¿Tiene hijos, esposa o padres? –la señora resultó más curiosa de lo esperado.

-Ninguna de las tres cosas.

La mujer quería saber a toda costa los pormenores de la vida del intruso.

-Usted no parece malo. ¿De verdad es delincuente?

-Sí, lo soy, pero no hago daño –explicó El Cerradura.

María de los Ángeles quedó perpleja ante la respuesta. Ella siempre imaginó que los delincuentes eran unos animales sedientos de sangre y casi no creía que el individuo parado frente a su cama no lo fuera. En su fuero interior se sentía feliz que alguien le hiciera compañía en el día de Navidad y no pudo dejar de comentárselo a su interlocutor.

-Me parece increíble lo que me cuenta. ¿Si su abuelita viviera, usted estaría con ella en un día como hoy?

-Ni lo pensaría dos veces. Ella y mis padres fueron muy importantes y siempre los recordaré.

Al llegar a ese punto, María de los Ángeles decidió contarle su historia al hombre. Comenzó por narrarle algo de su vida familiar, hasta que llegó al punto en el que aparecen los hijos y nietos. El Cerradura sintió un escalofrío pensando en que éstos podrían llegar en cualquier momento a visitar a la anciana y se lo consultó. Ella lo tranquilizó diciéndole que sus descendientes no llegarían y en el intento se le soltó la lengua, dando rienda suelta a muchas intimidades familiares.

-A mis hijos y nietos no les intereso. Ellos solamente están esperando que muera para repartirse todo lo que tengo. Me odian porque estoy viva y muy lúcida.

-¿Cómo puede ser eso? Pienso que debe haber una gran equivocación de su parte.

La voz de María de los Ángeles cobró fuerza y con renovados bríos soltó una ráfaga de realidades.

-No hay equivocación alguna. Todo lo que le digo es cierto. Mis hijos y nietos son unos chupasangres que de vez en cuando me adulan, para que les firme unos cuantos cheques o les traspase acciones de las empresas familiares. Es lo único que les interesa.

Para El Cerradura todo esto resultaba incomprensible. Se encontraba ante una mujer que poseía todo el lujo y riqueza que él podría desear y ella sin embargo no parecía feliz. Internamente comenzó a cuestionarse a sí mismo por querer apropiarse de lo ajeno para ser rico. El resultado no le pareció como para idealizarlo. Más bien estaba conmovido y sin ganas de robar. Solamente quería alegrar la Navidad de esa pobre mujer rica. Ahora su deseo era atinar a hacer algo para contrarrestar la amargura contenida en el corazón de María de los Ángeles. Sus células grises se activaron y lentamente iniciaron un proceso para urdir algo feliz. De repente la idea acudió a su mente y se la hizo saber a su nueva amiga:

-¿Tiene hambre?

-No mucha. ¿Me quiere invitar a un restaurante? Le recuerdo que no puedo caminar. Pero puede hacer que nos traigan algo. Haga el pedido por teléfono. No se preocupe, que yo pago. Le recomiendo “La Belle Epoque”, tienen un chef de primera que hace poco trajeron directamente de Francia.

El Cerradura sonrió y con un ademán rechazó la oferta, antes de decirle sus intenciones:

-No hace falta que gaste su dinero. Puedo preparar una cena abajo en la cocina. Sé cómo hacerlo. Y por favor no piense que lo hago para que me dé algo.

-¿Sabe cocinar? –le espetó María de los Ángeles con un cierto grado de desconfianza hacia sus habilidades culinarias.

-Por supuesto –replicó El Cerradura con aires de confianza.

La anciana permaneció pensativa durante unos instantes antes de hacer la siguiente pregunta:

-¿Me haría mi plato preferido?

-¿Cuál es?

-Filete a la plancha con salsa de pimienta negra hecha con un ligero toque de vino tinto, acompañado de ensalada surtida pero con muchos palmitos y croutons.

El asaltante sonrió y le dijo que para él no era problema alguno prepararle aquel plato. Sin más cruces de palabras bajó a la cocina y se puso a preparar lo que le pidieron. No se limitó a eso, además hizo una entrada de camarones aderezados con jengibre y flambeados en Grand Marnier, con una decoración impecable en la que usó todos los vegetales que encontró a mano. Como su anfitriona no podía permitirse el lujo de bajar al comedor, se las ingenió y metió en su habitación una mesa de tamaño mediano, sobre la que dispuso lo que preparó, junto con cubiertos de plata, vajilla de porcelana fina, copas de cristal de roca y una botella de vino sacada de la cava ubicada en el sótano y que correspondía a una cosecha de los años 50. María de los Ángeles quedó muy admirada cuando vio el despliegue y quiso decirle que tenía un muy buen gusto para ser solamente un delincuente vulgar y sin educación, pero prefirió morderse la lengua. En lugar de eso le comentó que lamentaba haberlo hecho trabajar en el día de Nochebuena. El Cerradura le dijo que no se preocupara de eso y acto seguido le sirvió un plato de comida que ella devoró con ansias. Una vez transcurrida la cena, los dos se dedicaron a conversar sobre temas diversos, hasta que ella sintió sueño. El Cerradura miró por la ventana y vio que ya era noche cerrada en Santiago. Se disponía a despedirse y a marcharse, cuando María de los Ángeles lo reprendió:

-¡No se puede ir con las manos vacías! Tiene que aceptarme un regalo de Navidad, así como yo acepté su cena o de lo contrario me enojo.

El Cerradura protestó y dijo que lo de la cena no lo había hecho por interés. Ella siguió inflexible y con voz firme ordenó:

-Abra el clóset que está al costado de mi cama. Va a ver un tabique de madera en el fondo. Empújelo primero hacia atrás y luego hacia el lado.

El hombre obedeció imaginándose lo que ella se proponía. Primero presionó hacia el atrás y el tabique retrocedió un par de centímetros. Pero al empujarlo hacia el lado, éste no cedió. María de los Ángeles se impacientó y alzando la voz le indicó:

-¡Con fuerza! Debe estar trabado, hace años que no se abre.

Esta vez Cerradura empujó con toda su fuerza y el tabique cedió rechinando. Cuando terminó de moverlo, apareció ante sus ojos una caja fuerte más alta que él, de ésas que se abren con una clave de números. Ya urdía cómo abrirla cuando ella lo sacó de sus pensamientos.

-Por favor ábrala. Le dicto la clave...

Dos minutos después la pesada puerta de hierro cedió y el contenido deslumbró a Cerradura. El interior lucía lleno de dinero, pero no de Pesos chilenos, sino de billetes norteamericanos en fajos de 100 Dólares. El pobre Cerradura no daba crédito a sus ojos. Toda una vida dedicado a robar y de repente tenía ante sí una suma con la que nunca soñó. La voz de María de los Ángeles nuevamente lo interrumpió:

-Es una buena suma la que hay adentro. Está allí desde que mi esposo murió. Nadie más sabe de la existencia de este dinero. Solamente usted y yo. A mí no me sirve, no creo que me quede mucha vida y no se lo quiero dejar a mis parientes. ¿Para qué habría de hacerlo? ¿Para que se peleen como hienas entre ellos el día que muera? Le aseguro que empezarían antes que mi cadáver comenzara a enfriarse.

Cerradura parecía sorprendido oyendo las historias acerca de la familia de María de los Ángeles y solamente quiso enterarse del destino de aquellos billetes:

-¿Qué piensa hacer con esto entonces? Lo puede donar a la Teletón o alguna otra obra de caridad.

-Podría hacerlo pero no tengo ganas. Se lo regalo a usted. Si quiere usted se encarga de darle una parte a los de la Teletón.

Cerradura enmudeció. Quedó atontado y las palabras le salieron con bastante dificultad:  

-¿Por qué a mí?

-Porque usted es un hombre bueno y no tiene por qué andar robando casas para sobrevivir. Podría dedicarse a algo mejor que eso. No creo que prefiera seguir en lo mismo, arriesgándose a que algún día lo descubran y a terminar en la cárcel.

-¡Obviamente que no!

-Entonces acepte este pequeño regalo navideño. Es lo menos que puedo hacer por usted después de lo bien que se portó hoy conmigo.

La mirada de Cerradura se posó en los bien ordenados montones de billetes y por su masa encefálica desfilaron diversos sentimientos y sensaciones. No pudo disimular la emoción que lo embargó en el momento. Finalmente y con un sentido eminentemente práctico le dijo su parecer a María de los Ángeles:

-Es imposible que me lo lleve todo. Simplemente no me cabe en las manos y no vine en coche.

Ella le dio la solución.

-Llévese hoy lo que buenamente pueda cargar en un bolso. Puede volver otro día y se lleva el resto. Y así me visita nuevamente y me prepara otra cena igual de rica. ¿Qué le parece?

 

Epílogo

 

Cerradura se llevó lo que pudo ese día y que no fue poco. Tuvo una Navidad espectacular. Volvió el 27 de diciembre manejando un flamante vehículo comprado el día anterior. Adquirió una hermosa casa con piscina y un frondoso bosque en el mejor barrio de la ciudad, un departamento muy grande y lujoso en Viña del Mar y otros dos en Miami y Nueva York. Una parte del dinero la invirtió en comprar grandes extensiones de tierras en el sur de Chile, en las que dio trabajo a muchos desempleados y ex reos con deseos de rehabilitarse. Otra parte fue para adquirir acciones en las bolsas de Santiago, Londres, Frankfurt y Nueva York. Con el paso del tiempo demostró tener mucho olfato para hacer buenos y muy lucrativos negocios. El resto del dinero lo guardó en una cuenta bancaria en el exterior. María de los Ángeles lo nombró heredero del resto de sus bienes para disgusto de su querida y nada ambiciosa familia. Cerradura se casó, tuvo varios hijos y fue muy feliz. Nunca más volvió a robar...

 

Fin

 

Viña del Mar, diciembre de 2002


Comentarios - Deja tu comentario sobre la obra
Mostrar de en 15
njbqutdpq@gmail.com
I'd like to find out more? I'd care to find out some additional information. Cheap louis vuitton http://www.mjsalon.com/event.cfm
Autor: Cheap louis vuitton | Fecha: 25/08/2014 13:28:00

hola es bueno

esto es una cosa fea tontaaaaaes parayme a roto elesta flor a echouna buenapara un cuento de tontoslentooo de leer 

Autor: pepe 1000 | Fecha: 13/12/2012 12:25:12

caca
caca y aburren
Autor: caca | Fecha: 06/12/2011 2:12:25

mi opinion
no me lo he leido pero bueno supongo que estara bienn ejjej os la recomiendo jajajaja :)
Autor: juanjita ferrer cominillo | Fecha: 16/11/2010 15:54:09

gvuklñnjkñklñ
zsbfznbvlxmncbvlzslgdljznbcmnvzkdnfbgljhfd
Autor: hiopgjokñ | Fecha: 15/11/2010 18:38:30

Disculpa mi ignorancia

Me pareció un cuento muy bueno , preciso ,simpático ,de los cuales queda la sensación de invitación a leer el próximo .
Es primera vez que lo leo ,disculpe el autor y sus lectores mi ignorancia .

Autor: Patricia Aedo | Fecha: 21/09/2008 0:20:35

hola
holakp2 te deseo
Autor: nanan | Fecha: 15/01/2008 5:37:08

Buen cuento

Excelente cuento. Tranquilamente se podría novelar y hacer de él una historia más amplia. ¿Hay más obras de este autor disponibles? ¿Tienen el mail de Jorge Queirolo Bravo para escribirle?

Autor: Carmen Duarte | Fecha: 12/01/2008 19:55:01

Hade falta más de Jorge Queirolo
Hace falta más de Jorge Queirolo. He leído cuentos suyos que son espectaculares y que divierten y hacen reír. Por favor sigan publicándolo, que los lectores lo agradeceremos.
Autor: Pablo Donoso | Fecha: 11/01/2008 20:36:15

Genial

El cuento "El ladrón de Navidad" de Jorge Queirolo Bravo me parece simplemente genial. Este autor siempre encuentra la forma de rematar sus cuentos de una forma ingeniosa y que entretiene. Sigan publicando a este autor. Es lo mejor que he visto en mucho tiempo.

Autor: Carolina Silva | Fecha: 11/01/2008 19:06:40

Mostrar de en 15




Inserta tu mensaje
Nombre:  
Título:  
Mensaje:
 
Icono de mensaje:











Portal Web enfocado a autores amateurs y amantes de la literatura, que desean leer o publicar sus poesías, obras de teatro, novelas, relatos, cuentos...