La Pandereta tierno-erótica (Escrito por kim bertran canut)
Vestida de cuero negro, desabrocho la Plateada cremallera y apareces desnuda. Estás erguida, sentada sobre mi pierna, Esperando...
Contacto | Agréganos a tus favoritos | Haznos tu página de inicio
Nombre:

Contraseña:


Regístrate
Recordar contraseña
- Inicio
- Foros de discusión
- Publica tu obra
- Leer obras
- Autores
- Definiciones
- Didáctica
- Narrativa
- Poesía
- Teatro
- Total obras: 1921
- En el foro: 2568
- Usuarios Online: 104
Encuestas Gratis
- Poesías
- Cuentos

Me he comprado un cerdito.

Autor/a: Ulises CG
Estadísticas Resumen
Fecha de publicación: 22/11/2013
Leído: 1344 veces
Comentarios (6)
Valoracion de la obra: 5

No hay resumen
Me he comprado un cerdito. Los motivos aun no lo sé, me pasa a menudo que me hago de objetos inútiles sin saber muy bien para que, ya con tiempo y calma descubro que siguen siendo inútiles pero aun así no puedo deshacerme de ellos, ya que he pagado un precio y necesito que me sea retribuido de una manera u otra, así pues mi casa está llena de trebejos sin valor aparente que me juzgan día y noche de mi torpeza de comprador compulsivo. Aquel cerdo era muy simpático, pues apenas me vio me giño un ojo de una manera muy coqueta, y no me pude resistir. Cuando daba el dinero al granjero pensé que el negocio una vez más era incorrecto, y estuve a punto de declinar la compra, pero el cerdito se giró lentamente como si bailara en sus patas traseras y me giño el otro ojo, no pude pensar más y lo compré. Llegando a casa le di un baño de burbujas y lavé a conciencia su piel rosada, y para mi sorpresa el cerdito no opuso resistencia. Ya después lo sequé delicadamente, y lo metí a la cama, el cerdito se me quedo mirando con su trompa reluciente y vi que de sus ojos rodaban tímidamente dos lágrimas, sentí que un escalofrió me recorría el cuerpo, pero justo en el momento que parpadeé el cerdito cerro sus ojos y se quedó profundamente dormido, le eche las cobijas encima y le di un beso de buenas noches entre sus dos orejas porcinas. No es que sea amante de los animales a tales grados, menos que sea vegano, es más mi platillo predilecto son las chuletas de cerdo al horno y ahora que lo pienso odio las verduras, y si en una comida no hay carne no siento que sea comida. Pero ese cerdito me robó el corazón con esa mirada tan tierna acompañada de silencios hermosos que no podría describir. Así pasamos varias semanas el cerdo y yo, cada tercer días lo metía a la tina y lo bañaba a conciencia, el cerdito me miraba de una forma muy alegre, sumergía su hocico bajo el agua y soplaba de una manera tan graciosa que las burbujas al tronar en el aire parecían reír, realmente disfrutaba bañar a mi cerdito. los días que salía a trabajar no dejaba de pensar en él, me embargaba una angustia extraña al pensar si estaría bien, si comería a sus horas, si la calefacción estaría a temperatura de su agrado, si los canales por cable tendrían programación para cerditos de su edad. Recuerdo que una ocasión mientras acomodaba productos lácteos dentro de una caja en mi trabajo, me sentí agobiado de que mi cerdito viera por la televisión ese programa que tanto me gusta de como se hace tal o cual cosa, porque yo llegue a ver como hacían los embutidos, y no soportaba la idea de que mi cerdito viera exactamente ese programa, así que me fingí enfermo y pedí permiso de regresar a casa. Ya en la calle eche a correr a toda velocidad hasta llegar a la puerta de nuestro hogar, me tranquilice un poco para no asustarlo y giré lentamente la llave y así mismo empuje la puerta. Fue realmente reconfortante encontrar a mi cerdito viendo el programa de la señorita Laura. Voltio hacia mí con sorpresa pero inmediatamente giro su mirada hacia la televisión, yo me senté a su lado en el sillón y lo bese entre las orejas, él se mantuvo atento al drama y yo lo acompañe toda la tarde viendo sus programas favoritos. Fue cuando me di cuenta que a mi cerdo le gusta ver el drama humano, veía desde Rocío Sánchez Asuara, diálogos en confianza, la academia, bailando por un sueño y todo lo que tenga que ver con lágrimas. A mí no me gustan ese tipo de programas, pero mi cerdito miraba de una forma que nada puede hacer. Esa tarde después de ver sus programas favoritos le di un baño y después un vaso de leche tibia, le canté una canción de cuna hasta que durmió plácidamente. Esa noche fue reveladora, después de darme un baño y ponerme el pijama me quede profundamente dormido. Ya dentro del sueño me vi rodeado de sombras espeluznantes que sujetaban mis pies, y por más que trataba de salir avante todo era en vano, peleé durante algunos momentos contra ellas, pero nada era suficiente hasta que la imagen de mi cerdito se veía al final de un camino que no había visto, me le quedé mirando largo rato hasta que el me giño un ojo y fue entonces que me vi libre de aquellas sombras, corrí lo más rápido que pude hasta abrazarlo fuertemente de su cuello, él no decía nada, solo miraba hacia enfrente con una arrogancia que no le conocía, mientras que yo me deshacía en un llanto sin explicación aparente, pues ya no me asustaban las sombras, ya no me asustaba nada, era lágrimas de liberación. Así permanecí por un momento, hasta que el cerdo reculo y me miró fijamente a los ojos y me dijo lo siguiente: -¿crees en la reencarnación?- su voz venia de todas partes y todo lo llenaba -no lo se -¿entonces dime, crees que soy un simple cerdo común y corriente? -¡No, eres mi cerdito! -¿crees que por pagar unas monedas soy tu cerdo? -¿no lo eres? - Tú das por recibir y utilizas tu yo, pero no recibes la totalidad del que te da, y tú tampoco das tu totalidad, solo cierta parte. ¿Me captas? -¿Quién eres entonces? -soy el doctor Sigmund Freud Y de pronto desperté llorando sin sentido, y recordé a mi madre y a mi padre, y a la mujer que me abandono cuando yo más la quería, tarde unas horas en controlar el llanto y cuando por fin lo logre salí corriendo a la habitación de mi cerdito y lo vi dormir plácidamente, pero era más mi turbación que lo moví una y otra vez hasta que despertó y lo único que hizo fue mirarme fijamente y giñarme un ojo. Desde ese momento le compré puros a mi cerdo y le conté mi vida una y otra vez, el solo fumaba y se me quedaba mirando de tal forma que sabía que algo no anda bien conmigo, así que le volvía a contar hasta que miraba y giñaba un ojo y sabía que todo iba ir mejor. Hace unos días llegue del trabajo y le hable de mi jefe por varias horas hasta que giño el ojo, me sentí reconfortado y le di un baño de burbujas, después tomé uno yo y me deslice lentamente a su cama, él se despertó en el momento que lo tomaba del cuello y le besaba la trompa, abrió sus ojos un tanto asustado y me miro fría mente, sentí que mi cuerpo languidecía de vergüenza. Salí rápidamente de su cama y me fui a llorar a la mía. Cuando entre en la profundidad del sueño mi cerdo estaba sentado a lado mío y yo en el diván. Me explico que era normal que me enamorara de el pero que no podía ser ya que iba contra su ética profesional, que desde mañana me tendría que buscar otro Psicoanalista. Yo le dije que me parecía injusto que alguien que me hacía sentir tan bien y me escuchaba sin hacer un juicio moral, y que aparte vivía a costa de mí dinero no pudiera darme un poco de amor. Le pregunte si el no sentía nada por mí, solo se me quedo mirando fríamente y me contesto que tenía que seguir su investigación con o sin mí. No soporte ser un conejillo de indias, y que si me escuchaba era solo por no tener a nadie más a quien escuchar. Así cuando me desperté fui directo a su cama y lo tome fuertemente del cuello mientras que con la otra mano le hundía un cuchillo de carnicero que mi padre me había regalado. Ese fue el fin de tan curioso cerdo, me lo comí al horno y me supo delicioso, no sentí ningún remordimiento, y creo que se lo debo a él. Ahora me he comprado una borrega, vi esa película de Woody Allen que se llama “todo lo que siempre quiso saber del sexo y nunca se atrevió a preguntar” estoy ansioso por descubrir quién es realmente mi borrega, espero que sea alguien que se deje de hipótesis y me llene de amor.

Comentarios - Deja tu comentario sobre la obra
Mostrar de en 15
lhyNTZ8cQ
Hola cdf1igo, antes que nada decirte que teeins una web magnedfica. Ya he probado un par de tus recetas (el gazpacho verde y rojo y el sashimi de lubina con vainilla) y me salieron de muerte.Quereda preguntarte por df3nde consigues la lima keffir. bfTambie9n en General Margallo?. En toda receta The4i que se precie te lo exigen. Vivo en Madrid pero nunca me he acercado hasta alled. Sed me he acercado a Lavapie9s, siguie9ndo tus consejos, donde me surted bien de semillas de mostaza, cardamomo, semillas de cilantro, tahina, etc. tras un largo paseo a tontas y locas. Por cierto, bfhas conseguido fenogreco en Madrid?Un saludo http://sapoubojzyz.com [url=http://ljlccdbsu.com]ljlccdbsu[/url] [link=http://tlqkkm.com]tlqkkm[/link]
Autor: NJZxDrVV | Fecha: 16/10/2015 23:52:02

1sRqaHld9q7V
Bueno, ya he llorado algo de esto por<a href="http://fvqyctzvpzj.com"> twtiter</a>, pero hasta el martes que vuelva a mi ciudad natal no podre9is disfrutar de nuestro maravilloso Patatunning.Aguantad el tirf3n
Autor: uNCXEaj7Be | Fecha: 15/10/2015 12:30:44

SIIXvDQX
No es que haya quedado mal, es senelimpmte que como no estabas con nosotros, pos es un poco diferente el rollo , pero vamos que mola xDD, sobre todo las tomas falsas xDD http://lpyuziam.com [url=http://naidsw.com]naidsw[/url] [link=http://ldtcnvsu.com]ldtcnvsu[/link]
Autor: j4bxwTNQa | Fecha: 15/10/2015 4:49:07

zSgRnhJN
That hits the target dead cetren! Great answer!
Autor: Zgj89AUzhF | Fecha: 14/10/2015 1:39:20

X9n9ixL12sx
Que mierda. Buscad aalnrettivas (vimeo, tutv) y si no a malas un link megaupload.Si es que esto ya no es lo que era.No se si servire1 pero no le ponge1is babe ni nada ased. Poned siglas.
Autor: ufElpBkmQRGu | Fecha: 13/10/2015 16:21:15

Mensaje de felicitacion.
Muy bonito:') ahsloahf.
Autor: Anonimoxd | Fecha: 20/01/2014 16:40:45

Mostrar de en 15




Inserta tu mensaje
Nombre:  
Título:  
Mensaje:
 
Icono de mensaje:











Portal Web enfocado a autores amateurs y amantes de la literatura, que desean leer o publicar sus poesías, obras de teatro, novelas, relatos, cuentos...