30 años (Escrito por isidro)
Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4 ...
Contacto | Agréganos a tus favoritos | Haznos tu página de inicio
Nombre:

Contraseña:


Regístrate
Recordar contraseña
- Inicio
- Foros de discusión
- Publica tu obra
- Leer obras
- Autores
- Definiciones
- Didáctica
- Narrativa
- Poesía
- Teatro
- Total obras: 1851
- En el foro: 358
- Usuarios Online: 35
Encuestas Gratis
- Poesías
- Cuentos
- Poesías de amor

Mujeres jubilosas de Luis Visentín

Autor/a: luvitin
Estadísticas Resumen
Fecha de publicación: 03/04/2010
Leído: 13338 veces
Comentarios (19)
Valoracion de la obra: 8,50

Cinco mujeres mayores se reunen para festejar el cumpleaños de una de ellas. El festejo se va transformando en miedo al mundo exterior hasta llegar a la exasperación. La paranoia lleva a personas libres a vivir encerradas por temor a la violencia, logrando ser parte de lo contrario que cuestionan. Con escenas de ácido humor e ingenua locura es un espejo cruel de nuestros propios miedos.

Mujeres Jubilosas

De Luis Visentín

 

Esta obra no podrá ser representada total o parcialmente, sin la autorización del autor por intermedio de  ARGENTORES, Argentina.

visenteatro@hotmail.com

 

“La violencia no es sino una expresión del miedo.”

                                                                                 Arturo Graf

 

 

(La ambientación no es realista pero debe sugerir un espacio lúgubre. Un par de sillones simples, una mesa chica, algunas sillas.  Sobre la mesa hay un mantel, una  torta casera con una “velita” en el medio, algunos pocillos, una cuchilla grande.)

 

Aclaración para la puesta en escena:

(El vestuario de los personajes debe estar “corridos” de la realidad, tanto cómo el estilo de actuación. El elenco puede estar compuesto por actrices jóvenes que en escena “den” claramente exageradas, la edad de los personajes, inclusive el elenco puede estar conformado por actores, quedando esto último a criterio del director.)

 

 

Personajes

                 Alba

                 Nelda

                 Matilde

                 Dora

                 Martina

                                  

Acto único

 

Alba: (Desorientada) ¿Yo iba o venía?

 

Nelda: (Conjeturando) ¿Y?... Si estaba mirando para acá… es seña que venía.

 

Alba: -¿Sabe que siempre me olvido de acordarme?

 

Nelda: -¿Se acuerda o se olvida?

 

Alba: -Me acuerdo que me olvido…pero no se qué me olvido…si no, me acordaría.

 

Nelda: -Eso puede ser que duda de todo y dicen que el que duda piensa… a mi me da

que pensar… pero eso a usted le pasa por desconfiada.

 

Alba: (No entiende) -No, yo tengo confianza con todos…menos con los de gorritas…

 

Nelda: - ¿Los de gorritas? ¿Qué gorritas?

 

Alba: (Asustada) -Esos muchachitos que usan gorritas…son peligrosos. ¡Tienen una cara! Esos seguros que te chorean… yo cuando salgo a la calle, me pongo el monedero en el corpiño…

 

Nelda: (Extrañada) -¿El monedero en el corpiño?

 

Alba: -Sí, ya estoy acostumbrada…el problema es cuando tengo muchas monedas…

 

Nelda: -¿Qué tienen que ver las monedas?

 

Alba: (Divertida) -Y…ando con una teta caída…

 

Nelda: -Bah...me parece que son dos las caídas… y de una caída importante… a esta altura…

 

Alba: (Señala con su mano) -No, es a esta altura una y a esta la otra… (Se inclina y se mueve ridícula) ¡Pero camino inclinada y se nivelan! (Ríe) Total nadie se da cuenta…pensarán...esta vieja esta cada día más chota…pero ¡minga que me van a descubrir el monedero!

 

Nelda: -¡Ay, que exagerada que es Alba!

 

Alba: (Atemorizada) -Nooo…Nelda, con la inseguridad que hay…no hay que darles, ni un tranco de pulga a los delincuentes… ¿No mira los noticieros de la televisión?

 

Nelda: -No, se me rompió la tele… Pero no te dejes influenciar por lo medios…lo importante son los fines.  Y ya le dije a mi hijo que me  lleve a arreglar el televisor…más de dos veces le dije. ¿Usted me escucho?

 

Alba: -¿Cuándo?

 

Nelda: -El tampoco. Menos mal que tengo la jubilación… (Irónica) Porque si una va a esperar algo de los hijos querida…una se va a morir esperando.

 

Alba: - Suerte la nuestra que tenemos la jubilación, sino  los desgraciados nos meten en un gentiótrico…

 

Nelda: -Geriátrico, Alba, geriátrico...de gerio...

 

Alba: -¿Y que es gerio?

 

Nelda: -¡Ah, tanto no sé!

 

Alba: (Sorprendida) -Ah… no es de gentío… cómo es una multitud de gente esos lugares, hay más gente en los geriátricos que en el Shopping…pensé… bueno… ahí la meten a una…que es un deposito a plazo fijo de viejos… que los capitalistas nunca van a retirar… y si la retiran, la retiran por el interés. (Cavilando) ¿Y que harán esos viejitos amontonados ahí?

 

Nelda: (Misteriosa) Parece que no hicieran nada, pero no es así…

 

Alba: (Intrigada) - ¿No? ¿Y que hacen todo el día?

 

Nelda: - Están conspirando…

 

Alba: (Estremecida) -¿Son subversivos?

 

Nelda: -Son todo un símbolo de opresión….ellos están luchando silenciosamente por la libertad de todos…para ellos todos los viejitos son iguales…

 

Alba: -¿Son todos comunistas?

 

Nelda: (Susurrando) – No. Ellos silenciosamente están tramando escaparse. (Intrigante) ¿Qué haría usted si la encierran?

 

Alba: (Exagerada) - ¡Grito cómo una loca!…

 

Nelda: (Decepcionada) Algo más importante, querida…

 

Alba: ¿Algo más importante? (Especula) ¡El dinero! ¿Qué más importante que el dinero en la vida?

 

Nelda: - No, Alba… La libertad es lo más importante en la vida…

 

Alba: (Boba) - ¡Ah, claro! ¡Rajarme dice usted! ¿Claro para qué quiero el dinero si estoy presa?

 

Nelda: -Bueno esos viejitos también quieren lo mismo…

 

Alba: (Confundida) -¿El dinero o la libertad?

 

Nelda: -La libertad…

 

Alba: (Incrédula)  - Pero si yo he pasado por un gentió…por un geriátrico de esos… y he visto que tienen la puerta abierta los viejitos… ¿No se darán cuenta estos viejitos que está abierta la puerta? (Decidida)  ¡Ah, mañana paso y les aviso, así se escapan! (Temerosa) ¿O será peligroso que les avise?

 

Nelda: (En sus pensamientos) – Vivir es un peligro. El peor de los encierros es cuando una esta libre y  no tiene motivos para  ir a ningún lado…

 

Alba: (Desconcertada) - ¡Ay, me perdí! ¿Y usted a dónde quiere ir ahora? Usted me confunde…

 

Nelda: - ¿Con quién?

 

Alba: - ¿Cómo con quién?

 

Nelda: ¿Con quién la confundo?

 

Alba: (Alegre, bate palmas) - ¡Ay! ¡Vamos de nuevo, vamos de nuevo! (Suspira)  Yo solo hice una pregunta… ¿Qué harán esos viejitos encerrados?

 

Nelda: -¿Encerrados? (Sombría) Lo mismo que estamos haciendo nosotras estando libres…

 

Alba: (Boba) -¿Y que hacemos nosotras estando libres?

 

Nelda: (Tenebrosa) -Estamos libres para vivir encerradas con llave, muertas de miedo, asustadas, maniáticas, perseguidas, rodeadas de ladrones, asesinos que nos asechan… (Exasperada) ¡Todos los que nos miran tienen cara de violadores! (Suspira) ¡Ahhh! ¿Cuál es la diferencia? Somos libres para nada…lo que quiere decir que estamos condenadas para todo… (Orgullosa. Susurra) Se lo escuché decir a un político en la radio…

 

Alba: (Sorprendida) ¿Un político dijo eso? ¿O no es un político o usted Nelda se confundió?

 

Nelda: (Duda) ¿Me confundí?

 

Alba: - Me acuerdo de un día que le escuché decir algo importante a un político… ¿Sabe que pasó? (Nelda niega en silencio) ¡No lo votó ni su mamá! ¡Tres votos sacó el pobre!

 

Nelda: - Porque la gente se deja influenciar por los medios. Yo jamás me equivoqué cuando voté.

 

Alba: -¿Y a quién le votaba?

 

Nelda: (Drástica) - El voto es secreto, no se puede andar ventilando.

 

Alba: (Decepcionada) - ¡Ay, usted siempre tan misteriosa, tan…siempre complicando todo!

 

Nelda: -¿Cómo se la hago más simple? A ver… somos mujeres grandes, solas, desamparadas, como quién dice comúnmente…viejas, y todo el día estamos al pedo…

 

Alba: (Ofendida) -¿Cómo al pedo? Nosotras vamos a festejar mi cumpleaños… ¿Para que hice la torta?

 

Nelda: (Sorprendida) -¡Ah! ¿Es su cumpleaños hoy? ¡Feliz cumple Alba! (La besa) ¡Que poca memoria la mía!

 

Alba: (Alegre) -¡Ya me lo dijo tres veces hoy!

 

Nelda: (Exagera) -¡Y tres veces es poco! ¡Se merece muchos más! Cómo usted… no hay otra mujer…

 

Alba: (Despistada) -¿Cómo no hay otra mujer y usted que es?? No se subestime, corazón. ¿Y las chicas que van a venir? No, somos muchas hoy…

 

Nelda: -Eso… ¿por qué tardaran tanto en venir? ¡Que impuntuales!

 

Alba: - ¡Ay, mire que hora es…filosofando con usted, me perdí las necrológicas!

 

Nelda: -¡Ah! ¿Usted  también las escucha?

 

Alba: -Y sí, corazón…yo soy una mujer que quiere estar al día con la información…

 

Nelda: -Yo miro todos los noticieros para ver cuántos asesinatos y robos  se sucedieron en el día de la fecha…

 

Alba: -Yo llevo una estadística.

 

Nelda: - ¿Estadística de qué?

 

Alba: - De los muertos de los noticieros de la televisión… pero no es exacta, porque cómo repiten todo el día las mismas noticias pero en otros canales, me confunden… anoto repetido y por ahí maté siete veces al mismo muerto.

 

Nelda: - ¡Ay, Alba! ¡Que mortuoria que es usted, que lúgubre! ¿Por qué no hace algo más alegre?

 

Alba: (Divertida) - Hago, hago, corazón… a veces canto… (Canta tanguera) “Yo me morí de amor, me envenenaste / Yo me morí y en el cajón…”

 

Nelda: (La corta) - Lo suyo es la estadística Alba. Definitivamente.

 

Alba: (Alegre) - ¿Vio? Salí inteligente igual que mis hijos…por que mis hijos son reinteligentes, salieron igualitos que la madre…

 

Nelda: - Sus hijos son  igualitos al finadito Pascual, en todo.

 

Alba: ¡Ay, mi finadito Pascual! ¡Que hombre! ¿Vió? ¡Pero…le llegó el castigo divino! ¡Porque el que las hace las paga! (Se persigna y mira hacia arriba) ¡Que en paz descanse el Pascalito! ¡Así yo también descanso y estoy en paz, gracias a Dios!

 

Nelda: (Feroz) ¡Y…a cada chancho le llega su San Martín! Manejar a un hombre es más difícil que manejar una computadora.

 

Alba: - Es lo único que me falta saber…

 

Nelda: ¿Manejar un hombre o una computadora?

 

Alba: -Solo me falta saber manejar la computadora y choteo todo el día…

 

Nelda: - Chateo, Alba…chateo… (Pudorosa) Eso que dijo… significa otra cosa.

 

Alba: - ¡Ah, bueno! Me compro la computadora y usted me enseña…

 

Nelda: - Yo no sé manejar la computadora.

 

Alba: - Ah, entonces  cómprela usted, corazón, que viva.

 

Nelda: - Yo no quiero saber nada con esas porquerías… ¿No sé que le ven? Todo el día mirando una pantalla y que ni siquiera es una novela…déjeme de joder, mujer… no hay cómo los noticieros de la televisión…

 

(Suena el timbre. Se sobresaltan)

 

Alba: (Temerosa) -¿Quién será? ¡Ah, si es uno de gorrita estamos frita!

 

Nelda: (Aterrada) -Espíe por la mirilla antes, por las dudas…

 

Alba: (Atontada) - ¡Sí, sí! (Va, se vuelve) ¿Qué es la mirilla, Nelda?

 

Nelda: (Impaciente) - ¡El agujerito de la puerta para espiar y ver quién es!

 

Alba: (Desalentada) - ¡Ah! Pero esta puerta no tiene agujeritos…solo la cerradura para poner la llave… ¿Espío por ahí?

 

Nelda: -¿Y si es un hombre… cómo sabe si lo conoces?…porque la cerradura le da justo acá… (Se señala la zona genital)

 

Alba: Tiene razón voy a verle justo la parte…bah, solo a uno del barrio reconocería…

 

Nelda: (Intencionada) - ¿Por qué tiene muchoooo…?

 

Alba: (Ingenua) - No, es petiso el pobre.

 

(Suena el timbre con insistencia)

 

Nelda: (Sobresaltada) - ¡Ay, dios mío que susto! A esta hora tocar el timbre y con tanta saña.

 

Alba: (Impaciente) - ¿Y que hago? ¿Y si pregunto primero?

 

Nelda: - Claro así le reconocería la voz al menos.

 

Alba: (Se acerca temerosa a la puerta) - Sí, voy, voy, ya me estoy yendo… (Vuelve Aterrada) ¡Ay! ¿Y si es uno de gorrita cómo lo distingo?

 

Nelda: -Los de gorritas tienen la voz gruesa.

 

Alba: (Aliviada)  - ¡Ah, claro tiene razón! (Grita) ¿Quién es? (Silencio. Atemorizada) No contesta nadie… ¿se habrá ido?

 

Nelda: (Estremecida) A lo mejor la está poniendo a prueba.

 

Alba: (Asustada) - ¿A mí?

 

Nelda: (Metiendo miedo) - Sí, para saber si hay alguien en la casa. Si no hay nadie se mete por la ventana.

 

Alba: (Despavorida) -¿Por la ventana? ¡Ayyy, la voy a cerrarrrrrr! (Apresurada va hacia el dormitorio. Timbre. Se detiene)

 

Nelda: (Temblorosa) - ¡Todavía está ahí! ¡Detrás de la puerta!

 

Alba: - (Gritando) ¿Quién es? (Silencio) ¿A quién busca? (A Nelda por lo bajo) Si no habla es porque es uno de gorritas, seguro y no quiere que lo descubran.

 

Nelda: (Espantada) -¿Por qué no hablará? Por lo menos para disimular… (Lloriqueando) ¡Quién sabe que sorpresa desagradable habrá detrás de esa puerta!

 

(Golpean fuerte la puerta)

 

Alba: (Asustada) ¡Ay, por dios cuanta violencia! ¡Hasta que no tumbe la puerta no va a parar este violador! (Gritando) ¡Diga quién es sino llamo a la policía!

 

Nelda: (Iluminada) - ¡Eso llamemos a la policía!

 

Alba: - ¿Usted tiene teléfono?

 

Nelda: Sí.

 

Alba: (Enojada) - ¡Y bueno llame, ya! ¿Qué está esperando Nelda?

 

Nelda: - ¡Tengo teléfono… pero en mi casa!

 

Alba: - Hay mujer… ¿y por qué no lo trajo?

 

Nelda: - Es un teléfono fijo, Alba… no voy a andar con el teléfono colgando del bolso…voy a parecer un teléfono público. (Golpes en la puerta)

 

Alba: (Sobresaltada) - Insiste… ¿Qué hacemos ahora?

 

Nelda: (Desesperada) - ¡Abra la ventana, abra la ventana!

 

Alba: (Exasperada)  -¡Ni loca! ¡Va a sentir el ruido y se me mete por la ventana!

 

Nelda: (Gritando) - ¡Abra la ventana y grite! ¡Pida socorro! ¡Alguien la va a escuchar! ¡Vaya!

 

Alba: - ¡Sí, voy, voy, ya me estoy yendo! (Cuando esta por entrar al dormitorio, ingresa Matilde, tímidamente. Nelda y Alba al verla gritan horrorizadas. Matilde solo el gesto de grito)

 

Alba: (Aliviada) - ¡Matilde! ¿Qué haces acá?

 

Nelda: (Desconcertada) -¿La conoce?

 

Alba: (Alegre) -Sí, es mi prima… ¿Y cómo entraste?

 

Matilde: (Señala: “Por la puerta”. Sus señas serán siempre mímica, no lenguaje de señas)

 

Alba: -¿Y no había uno de gorrita afuera?

 

Matilde: (Señas: “No”)

 

Nelda: -¿Entró por la puerta entonces?

 

Matilde: (Señas: “sí”)

 

Nelda: (Enojada) -¡Ay, mujer! ¿Por qué no habla? ¿Se quedo muda del susto?

 

Alba: -No habla, Nelda… pero no de ahora…de antes de venir acá, no habla.

 

Nelda: -¡No lo puedo creer!

 

Alba: -Créalo porque no habla ni una palabra.

 

Matilde: (Seña: “Más o menos”)

 

Nelda: - Con razón no contestaba. ¡Que peligro!

 

Alba: -¡No, Matilde es una santa!

 

Matilde: (Divertida. Seña: “Se cagaron”. “Estaba sin llaves”)

 

Alba: ¿Estaba abierta? ¿Sin llaves?

 

Matilde: (Seña: “¡Que loca!”)

 

Nelda: -¡Qué peligro usted, Alba! ¡Dejo la puerta sin llave! Eso es gravísimo. Es apología del delito…es excitar a los violadores... es una verdadera provocación. ¿Cómo va a dejar la puerta sin llave?

 

Alba: -No, si está la llave puesta el la cerradura de la puerta.

 

Nelda: (Exaltada) - ¡Sí, está en la puerta y en la cerradura, pero tiene que darle dos vueltitas para cerrar con llave, mi amor!

 

Alba: -¡Claro, tiene razón, Nelda! ¡Me faltan dos vueltitas! ¡Que tonta! Sí, voy, voy, ya me estoy yendo… (Apresurada va a cerrar con llaves)

 

Nelda: -¡Que mujer despistada! (A Matilde) Siéntese… ¿Cómo es su nombre?

 

Matilde: (Escribe en un papel y se lo entrega a Nelda)

 

Nelda: (Intenta leer) Ah, pero con estos anteojos apenas si veo el papel, querida…

 

Alba: (Ingresa) Listo, ya está. ¡Me parezco a los viejitos del geria…creo que la puerta está cerrada con llave y está abierta! ¡Que tonta, así no voy a ser libre nunca!

 

Matilde: (Seña: “Está loca”)

 

Alba: (Ofendida) ¡Vos estás más loca que yo, ché…! Que andás escribiendo papelitos todo el día… ¿porque no hablas que es más fácil?

 

Nelda: ¡Ay, Alba! No sea tan cruel…si es muda no va a hablar, pobrecita…

 

Alba: Que no va a hablar, no va a hablar…No la conoce a esta… ¡es una artisssta…!

 

Matilde: (Señas: “Uh, sí”)

 

Nelda: (Sorprendida) ¡Y cómo se hace entender! ¡Que bien!

 

Alba: ¿Ésta?  ¡Es más viva que nosotras dos juntas!

 

Matilde: (Seña: “¿Que las dos?”. Hace la “V” con los dedos de la mano izquierda)

 

Nelda: (Por la seña) -¿Esta mujer es zurdita?

 

Alba: - No, escribe con la derecha.

 

Nelda: - Me refiero… (Seña dedos en “V”) ¿Si, se dedica a la política?

 

Alba: (Azorada) -¿A la política? ¿Cómo le parece que le puede ir a un político que no habla?

 

Nelda: -¡Claro tiene razón, Alba!

 

Alba: -No me la imagino a la Matilde dando un discurso político tirando papelitos. A ella le caería mejor una cancha de futbol.

 

Matilde: (Seña: Rema)

 

Nelda: -¿Qué quiere decir?

 

Alba: - ¡Dice que si se dedica a la política para dar un discurso la tendría que remar!

 

Matilde: (Contenta Rema esforzada con sus manos)

 

Nelda: (Riendo) -Es muy divertida su prima…

 

Alba: (Alegre) -¡Esta es una loca de aquellas!

 

Matilde: (Se acerca a la torta, sopla la velita que está apagada y aplaude alegre. Se acerca a Alba y le da un beso en la mejilla)

 

Alba: (Emocionada) -¡Gracias querida por tus palabras, siempre tan atenta!

 

Nelda: -¡Y cómo se hace entender! Bah, usted le entiende...yo no le entiendo un carajo.

 

Alba: -¿Querés tomar algo?

 

Matilde: (Seña: “No, no”, saca una botellita de licor del bolso. Tose)

 

Alba: (Disimulando) -¡Ah, trajiste el jarabe para la tos!

 

Nelda: (Sorprendida) -¿Qué jarabe? ¡Eso es licor!

 

Matilde: (Tose)

 

Alba: ¡No, no ve que anda con un catarro bárbaro!

 

Nelda: -Y también con la humedad que hay…

 

Matilde: (Prende un cigarrillo)

 

Nelda: - ¡Ah, el cigarrillo sí que es para la tos!

 

Alba: - ¿No le dije que esta es una demente? Tiene todos los vicios… usted así cómo la ve, hasta tiene novio y todo…

 

Matilde: (Seña: “Más o menos”. Divertida.)

 

Alba: -¿Qué más o menos? ¡No te hagas la virgencita ahora!

 

Nelda: -¡Alba! (Intrigada) ¿Tiene novio usted?

 

Matilde: (Contenta levanta el pulgar)

 

Nelda: (Resentida) - ¡Pero que mujer optimista! ¡A esta edad! Se nota que la experiencia ajena no sirve…Todas tropiezan con la misma piedra.

 

Matilde: (Seña: Se lleva los dedos a los labios los besa y lanza el beso al aire, suspirando)

 

Nelda: (Desconcertada) - ¿Qué dice?

 

Alba: -¡Dice que es un churro bárbaro el novio!

 

Nelda: - ¿Sí? ¿Y cuantos años tiene?

 

Alba: -¿Esta? ¡Tiene más años que Matusalén!

 

Matilde: (Seña: “¿Qué decís?”)

 

Nelda: ¡No, el novio, cuantos años tiene!

 

Matilde: (Seña: Con los dedos muestra nueve y seis)

 

Nelda: ¿Noventa y seis? ¡Ah, es un viejo choto!

 

Matilde: (Seña: Muestra nueve dedos por seis)

 

Alba: - ¿Cincuenta y seis?

 

Nelda: -¡Ay, que joven que es! ¿Y cómo hizo para conquistarlo?

 

Alba: ¿Cómo y el de sesenta y ocho?

 

Matilde: (Seña: “Ya lo deje”)

 

Nelda: (Sorprendida) -¿Tenía otro novio?

 

Matilde: (Seña: Se toca los dedos “No había contacto”)

 

Nelda: -¿No tenía sexo con el de sesenta y seis?

 

Alba: - ¡Ay, Nelda!

 

Matilde: (Seña: “Pufff, mucho”)

 

Nelda: ¡Ah! ¿Tenía mucho sexo, por eso lo dejo?

 

Matilde: (Seña: “Con este tengo más”)

 

Alba: - ¿Así que este es mejor?

 

Matilde: (Seña: “Mucho mejor”)

 

Nelda: ¿En qué es mejor, en qué?

 

Alba: ¡Ay, Nelda, que obsesiva! ¿En que puede ser mejor un hombre de otro?

 

Matilde: (Seña: “Sexo”. Divertida bebe.)

 

Nelda: -¡Que guaranga!

 

Alba: (Le pega en la mano) ¡Basta cochina! Cambiemos de tema… (Divertida. Bate palmas) ¡Vamos de nuevo! ¡Vamos de nuevo! ¿De que estábamos hablando?

 

Nelda: ¡La verdad que la envidio! (Resentida) Claro, es la mujer ideal para todo hombre, es perfecta: no habla… ¡No habla! ¡Lujuriosa y no habla…! Por eso tiene tanto éxito con los hombres. ¡Algunas tanto y otras tan poco! Y no habla…

 

Alba: - Sí, esta no habla corazón… pero la rema, la rema, la rema…

 

Matilde: (Seña de remar. Divertida)

 

Nelda: (Abatida) -Yo tengo una soledad…y tengo remos pero no tengo bote…

 

Alba: (Deprimida) -Y yo tengo bote y no tengo agua…

 

Matilde: (Seña: “Yo tengo remos, tengo bote...” y va a señalar; “Tengo sexo” y se frena”. Se ríe)

 

Alba: (Enojada) - ¡Basta! ¡Basta degenerada! ¿Qué cosa, ché? ¡Y usted no le saque el tema Nelda que esta loca no para más de hablar de sexo!

 

Nelda: - ¡Sí, sí, hablemos de cosas que tenemos!

 

Matilde: (Escribe en un papelito)

 

Alba: - Sí eso hablemos de lo que tenemos…

 

Matilde: (Le entrega el  papelito a Alba)

 

Alba: (Lee. Se enoja) ¡Te dije que la termines, por favor! (La corre. Matilde huye divertida) ¡Que degenerada!

 

Nelda: -Permiso voy a ir  al baño Alba…

 

Alba: - Sí, pase, pase…

 

Nelda: - Gracias. (Sale)

 

Alba: (Furiosa) ¿Vos sos o te haces?

 

Matilde: (Seña: “¿Yo que hice?”)

 

Alba: - Me haces quedar mal delante de mi amiga. Recién te conoce… ¿Qué va a pensar de vos? ¡Que sos una maniática sexual!

 

Matilde: (Seña: “¿Qué? ¿Ella no tiene sexo”?)

 

Alba: (Le pega en la mano) -¡No hables más de sexo! ¡Cochina! ¡Basta!

 

Matilde: (Seña: “No me importa”. Bebe divertida)

 

Alba: Y basta de alcohol… (Le saca la botellita) Al menos disimula…trae un frasco de jarabe de verdad… ¿A quien vas a convencer que es jarabe para la tos? (Bebe) ¡Uhh, que rico! (Vuelve a beber)

 

Matilde: (Seña: “Ah, ¿viste que es jarabe?” .Tose.)

 

Alba: -¡Rico el jarabe, ché!

 

Matilde: (Seña: “Te gusta chupar a vos”. Se ríe)

 

Alba: (Cómplice) - Y guardala, que no quiero que te vean borracha todas mis amigas.

 

Matilde: (Toma la botellita y la guarda en su cartera. Seña: “¡Que me importa!”)

 

Alba: -¿Así que ya tenés otro amante? ¡Sos rápida para los mandados vos! ¿Lo conozco a este candidato?

 

Nelda: (Entra. Mintiendo) -¡Yo también tengo un candidato!

 

Alba: (Descolocada) -¿Sí? ¿A quien le va a votar?

 

Nelda: (Dándose corte) No hablo de un político. Hablo de otro tipo de candidato…

 

Matilde: (Va a hacer la seña de: Sexo. Alba la mira furiosa. Queda con el gesto inmóvil)

 

Alba: (Entiende) ¡Ah, usted dice!… ¿Un hombre? ¿Un pretendiente?

 

Nelda: (Engreída) Algo así… ¡Pero yo no soy tan fácil!

 

Matilde: (Seña: “Yo sí”)

 

Alba: (Furiosa) ¡A vos nadie te pregunto nada!

 

Matilde: (Seña: “No hablo más”)

 

Alba: - ¡Eso cosete la boca! ¡Cerrá el pico!

 

(Suena el timbre. Alba y Nelda se sobresaltan espantadas)

 

Alba y Nelda: (Espantadas) ¡Ayyyyyyy, que susto!

 

Matilde: (Seña: “¿Qué les pasa? ¿Están locas?)

 

Alba: (Estremecida) - ¡Puede ser alguno de gorrita!

 

Nelda: (Temblorosa) ¿Algún delincuente dice usted?

 

Alba: ¡Ay, debe ser el mismo que estaba antes que viniera Matilde!

 

(Suena el timbre con insistencia)

 

Nelda: ¡Llame a la policía! ¿Tiene teléfono usted?

 

Matilde: (Seña: Hace un círculo con dos dedos y mete dos dedos en la otra mano)

 

Nelda: (Piensa que le hizo seña de sexo) ¡Ay, que grosera que es usted! En un momento tan delicado, dónde está en juego nuestra vida…se niega a hacer una llamada.

 

Matilde: (Saca un celular y lo muestra. Vuelve a hacer las mismas señas con sus manos)

 

Alba: ¡Ah, quiere que lo enchufe!

 

Matilde: (Seña: “¡Sí!”. Contenta, saca el cable de la batería del teléfono y se lo entrega a Alba)

 

Alba: (Desorientada) ¿Y que hago con este cable dónde lo meto?

 

Matilde: (Hace la misma seña anterior de “Enchufar”. Divertida)

 

Nelda: (Espantada) ¡Afuera a lo mejor hay un violador! (A Matilde) ¿Y usted de ríe?

 

(Suena el timbre)

 

Alba: (Del susto tira el celular y el cable) ¡Ayyyyy, que miedo!

 

Nelda: (Impresionada) -¿Por qué tiene que pasarnos esto justo a nosotras?

 

Alba: -¡Y justo en el día se mi cumpleaños! ¡Morir en el mismo día en que nací!

 

Matilde: (Resuelta saca un revólver de su bolso. Hace que dispara hacia la puerta y hace senas: “Y los mato”)

 

Alba: (Alarmada) -¡Ay! ¿Sos loca vos? ¡Guarda ese revólver a ver si se te escapa un tiro y nos matas!

 

Matilde: (Sin querer apunta el arma hacia las dos)

 

Nelda: - ¡Ayyyy! ¡Apunte para otro lado mujer!

 

Matilde: (Divertida apunta hacia la puerta. Se le escapa un tiro. Queda inmóvil. Nelda y Alba se refugian detrás de unas sillas aterradas)

 

Alba: (Horrorizada) ¡Seguro que lo mató! ¡Matilde sos una asesina!

 

Nelda: (Feroz) Y bueno un delincuente menos… el se lo buscó.

 

Alba: - ¡Intimidarnos así de una manera tan cruel, tan brutal!

 

(Nelda y Alba se levantan. Matilde en la misma posición de tiro gira hacia las dos mujeres. Estremecidas vuelven a refugiarse detrás de las sillas)

 

Alba: (Exaltada) -¡Apunta para otro lado, loca de mierda! ¿Querés matarnos nosotras también?

 

Nelda: -¡Es una asesina serial! Llame a la policía, Alba…

 

(Tensión. Alba intenta, lentamente llegar hasta el teléfono que tiró al suelo. Matilde con una actitud hostil, sin dejar de apuntarles con el arma,  llega primero, lo levanta, mira a Alba y Niega con la cabeza)

 

Nelda: (Desconsolada) -No se lo quiere prestar… ¡Nos va a matar!

 

Alba: (Por el teléfono. Suplicando) -¡Prestamelo llamo a la policía te denuncio y te juro que te lo devuelvo!

 

Matilde: (Agresiva. Seña: “Enchufar”)

 

(Suena el teléfono. Alba y Nelda se sobresaltan)

 

Nelda y Alba: -¡Ahhhhhh!

 

(Sigue sonando el teléfono)

 

Nelda: (Reaccionando) -Aaaaaa… aaaaatienda Alba.

 

Alba: (Aliviada) - ¡Ay, era el teléfono que susto! ¡Sí, voy, voy, ya me estoy yendo!

 

Nelda: -¡Dios mío! ¡Estamos acorraladas, amenazadas!

 

Alba: (Displicente) -¿Quién será ahora?

 

Nelda: (Desconfiada) -¿Cómo no me dijo que no tenía teléfono?

 

Alba: -Tengo teléfono pero no tengo tarjeta para llamar.

 

Nelda: (Sospechando) - ¡Miente! ¿Usted está complotada con ella para matarme?

 

Alba: (Levanta el tubo) ¡Sí!

 

Nelda: - ¡Ay, lo reconoció! ¡Me quieren matar las dos! (Levanta  una silla amenazante)

 

Alba: - Sí, ¿quién habla?  ¡Ay, Martina! ¿Cómo te va? ¡Bien regio, la estamos pasando de lindo! Bueno. ¿Ah, y no había nadie? Sí….ah, bueno, bueno. ¡Muchas gracias, corazón! (Cuelga. Preocupada mira hacia la puerta) ¿A quién habremos matado? (Va sigilosamente a la puerta. Sale de escena.)

 

Nelda: (Mortificada) -Ahora soy cómplice de un asesinato. (A Matilde) Y todo por culpa de su imprudencia. ¡Asesina!

 

Matilde: (Displicente hace señas: “¿Qué me importa?”)

 

Alba: (Vuelve contenta.) ¡Nelda! ¡Nelda! ¡Una buena noticia!

 

Nelda: -¿No me diga que está vivo?

 

Alba: (Batiendo palmas) - ¡Ahora tengo mirilla, tengo mirilla!

 

Nelda: (Dejando la silla) ¿Qué mirilla? ¿Dónde tiene mirilla?

 

Alba: (Contenta)  -¡En la puerta! ¡La Matilde de un tiro dejo un agujero grande y se puede espiar para afuera!

 

Matilde: (Se tapa la boca de la risa. Imita el tiro con el revolver divertida)

 

Nelda: (Expectante) ¿Y… espió? ¿Lo vió al muerto?

 

Alba: - ¡Ay, no me fijé, tan detallista no soy! (Mira hacia la puerta) ¿Estará tirado en el suelo?

 

Nelda: (Furiosa) - ¡Y fíjese antes de llamar a la policía al pedo! ¡Vaya!

 

Alba: -¡Sí, sí, voy, voy, ya me estoy yendo...! (Se detiene) ¡Ay, pero a mi los muertos me impresionan!

 

Nelda: -Pero a lo mejor no está muerto todavía…

 

Alba: - ¡Ah, no, entonces espero que se muera! (Se vuelve) Me dan mucho miedo los violadores…y no hay que dejar a las fieras heridas…

 

Matilde: (Señas: “¡Que cagonas que son! Voy yo”. Saca el revólver del bolso y camina ridícula como en las películas)

 

Alba: (Feroz) - ¡Rematálo Matildita, para que vea que no somos unas viejitas indefensas!

 

Nelda: - ¡Vacíele el cargador y déle un culatazo por las dudas!

 

(Matilde sale de escena. Silencio. Tensión. Nelda y Alba se abrazan aterrorizadas. Tiempo. Vuelve Matilde con una actitud de superioridad. Hace señas: “Listo, ya está”)

 

Nelda: (Ansiosa) ¿Lo remató?

 

Matilde: (Hace señas con el revólver de muchos disparos y emite sonido con su boca)

 

Alba: -¿Y cómo yo no escuché los tiros? ¿Me estaré quedando sorda?

 

Nelda: (Espantada) -¡Ay, dejo la puerta abierta!

 

Alba: (Asomándose) ¡Pero no hay ningún muerto en la puerta!

 

Nelda: -¿No? ¿Habrá resucitado?

 

Alba: - ¿Qué paso Matilde? Cuándo saliste… ¿quién había?

 

Matilde: (Deprimida se sienta)

 

Nelda: ¡Ay, hable mujer por el amor de dios!

 

Matilde: (Seña: ¿“Que me pide?” Seña: “No, hablo”)

 

Nelda: (Ofendida) -¡No quiere a hablar se niega a darnos información! ¡Se refugia en el secreto de sumario! ¡Iremos todas presas! Aunque el único consuelo es que por la edad que tenemos tendremos prisión domiciliaria.

 

Alba: (Alegre) - A ver… (Batiendo palmas) ¡Vamos de nuevo, vamos de nuevo! (Casi implorando) Matildita, cuando saliste a la puerta y la abriste… ¿quién había muerto en el piso?

 

Matilde: (Seña: “¡Nadie!”)

 

Alba: - ¿Nadie? ¡No puede ser!

 

Matilde: - (Seña: “Sí, nadie”)

 

Nelda: -¡Entonces no soy cómplice de asesinato!

 

Alba: (Despechada) - ¡Claro a usted no le importa nada de nada!

 

Nelda: - No hubo crimen, por lo tanto no hay asesino y mucho menos  cómplices, ni participes necesarios. La pena es que sigue un delincuente vivo. ¿Y que me tiene que importar?

 

Alba: (Ofendida) - ¡Claro, cómo la puerta es mía! ¿Qué le puede importar a usted? ¡La tarada ésta le hizo un agujero así! (Furiosa) ¿Sos loca vos?

 

Matilde: (Divertida, seña: “¡Muy loca! ¡Ustedes dos están locas!)

 

Nelda: - Bueno si tanto le importa la puerta… (Furiosa) ¡Ciérrela, está abierta de par en par!

 

Alba: (Atolondrada) -¡Claro que tonta! ¡Voy, voy, ya me estoy  yendo…! (Sale de escena)

 

Nelda: (Suspirando) -¡Ay, que día mi dios, si no me muero hoy seré inmortal!

 

Alba: (Entra) ¡Listo! ¡Ahora estamos bien seguras!

 

Nelda: -¿Le dio dos vueltitas a la llave?

 

Alba: - No…

 

Nelda: - ¿Y que espera? ¡Le faltan dos vueltitas! Si no le da dos vueltitas sigue estando abierta…

 

Alba: (Atontada) - ¡Ay, claro, que tonta me faltan dos vueltitas! (Sale rápida de escena)

 

Matilde: (Divertida, bebe)

 

Nelda: ¿Me podría convidar un poco? ¡Se me bajó la presión!

 

Matilde: (Riendo, le alcanza la botellita. Seña: “Métale nomás”)

 

Alba: (Ingresa) -¡Ahora sí! ¡Listo!

 

(Suena el timbre)

 

Nelda y Alba: ¡Ahhhhhhhhhhhhhh!

 

(Matilde saca el revolver, sale decidida y furiosa. Se escuchan gritos de euforia, sonido de pitos y matracas. Ingresan Dora y Martina, con bonetes de cumpleaños, pitos y matracas. Matilde eufórica trae una  bolsa con elementos de cotillón)

 

Dora y Martina: (Cantan eufóricas “Cumpleaños feliz”.  Matilde divertida  le coloca dos extravagantes sombreros a Alba y Nelda, que quedan atónitas. Gran alboroto de Dora, Martina y Matilde con los pitos y matracas, rodeando a Alba)

 

Dora: - ¡Feliz cumpleaños Albita! (Le da un sonoro beso en la mejilla)

 

Alba: (Radiante) - ¡Gracias, corazón, muchas gracias!

 

Martina: -¡Que los cumplas feliz! (Le da un beso) ¿Qué tal la estás pasando?

 

Alba: - ¡Es un cumpleaños tan distinto! ¡Tan particular! ¡Preguntale a ellas!

 

Matilde: (Seña: “¡Puffffffff!”)

 

Nelda: (Turbada) - ¡Es un cumpleaños con una considerable dosis de acción y excesiva  de emoción!

 

Dora: - Y claro es muy emocionante cumplir un año más a esta edad, puede ser el último. (Todas la miran.)

 

Martina: - El último cumpleaños…hasta el próximo año…

 

Dora: (Ruborizada) - ¡Claro eso quise decir!

 

Alba: (Cordial) - ¡Siéntense chicas! ¡Ya mismo les preparo el té!

 

Nelda: (Desbordada)  -¡Sí es té de tilo, póngale tres saquitos para mi!

 

Alba: - ¡Con todo gusto! ¡Ya voy, ya voy, ya me estoy yendo!

 

Martina: -¡Gracias Albita!

 

Dora: -¿Querés que te ayude en algo?

 

Alba: - No, corazón, sentate enseguida vuelvo… tengo preparada el agua en el termo.

 

(Se sientan todas, menos Matilde que busca cotillón dentro de la bolsa y se divierte como una niña. Cuelga algunas guirnaldas. Toma un pito y se dirige a charlar con las otras mujeres.)

 

Dora: -¿Qué tal Matilde? ¡Hace mucho que no te veía!

 

Matilde: (Responde emitiendo sonido con el pito: “Biennnn”)

 

Martina: - ¿Y esos novios, cómo andan?

 

Matilde: (Con el pito: “Muy biennnn”. Señala con el dedo el pito)

 

Dora: (No entiende) -¿El pitito?

 

Matilde: (Seña: Se lleva los dedos a los labios, los besa y lanza el beso al aire, suspirando: “Ahhhhh”)

 

Martina: (Tratando de entender) -¿El pitito… es… un amor?

 

Dora: -¡El pitito… es un suspiro!

 

Matilde: (Con el pito: “Noooooo”)

 

Dora: -¡Ay, no entiendo nada!

 

Matilde: (Señala otra vez con el dedo el pito)

 

Dora: (Nerviosa) -¿El pi-ti-to?

 

Matilde: (Tira besos en el aire)

 

Dora: -¡Cariño! ¿Besos?

 

Matilde: (Pito: “¡Noooo!”. Repite el gesto: Pito y beso)

 

Martina: (Descifrando) -¡El pi-ti-to… es un amor…!

 

Dora: (Boba) ¡Ay, parecemos a “dígalo con mímica”!

 

Matilde: (Vuelve a señalar el pito)

 

Martina: (Entusiasmada) ¡El pitito!…sí.

 

Nelda: (Molesta. Mirando hacia otro lado) -¡El pitito del novio es un amor!

 

Dora y Martina: (Escandalizadas) -¡Neldaaaa!

 

Matilde: (Alegre, saltando festeja haciendo sonar el pito: “¡Siiiiiiiiiii!”)

 

Nelda: (Ofendida) -¿Ven? ¡Lo dijo ella no lo dije yo!

 

Matilde: (Con el pito dice: “¡Yo no dije nada!”. Seña de boca cerrada)

 

(Dora y Martina se ríen, festejando a Matilde)

 

Alba: (Entra con una tetera) -Bueno, listo el agua…parece que están divertidas…

 

Martina: -Es imposible no reírte con Matilde…

 

Matilde: (Pitito. Humilde: “¿Conmigo? ¡Nooooo! ¡Soy triste”)

 

Alba: -¡Es que Matildita esta cada día más loquita! (Coloca los saquitos de té en los posillos, a Nelda le pone tres. Vierte el agua)

 

Matilde: (Divertida. Pito: “¿Yoooooo loquita?”)

 

Dora: - ¡Que chica divertida! ¿Y eso que no habla?

 

Martina: -¡Pero tiene tanta alegría!

 

Dora: -¡Tantas ganas de vivir!

 

Matilde: (Pito: “¿Quién dijo eso? Están locas. Me quiero morir”)

 

Alba: -¿Qué te vas a querer morir vos?

 

Matilde: (Pito: “Bueno, me muero”. Se hace la muerta)

 

Alba: - ¡Se murió! ¡Tan buena que era!

 

Nelda: -Ah, no haga esos chistes. (Temerosa) No  mencione a la muerte…porque aparece.

 

Martina: -¡Ay, cambiemos de tema!

 

Dora: -Eso, prendamos la velita.

 

Matilde: (Pito: “Siiiiii”)

 

(Dora saca una caja de fósforos y enciende, Matilde le sopla el fósforo y se lo apaga. Protestas. Dora vuelve a encender otro fósforo, Matilde se lo apaga. Alba corre a Matilde. Dora logra encender la “vela”, que es un palito de fuegos artificiales “Estrellitas” que emiten chispas. Al encenderlo todas gritan asustadas, se refugian detrás de las sillas y sillones. Matilde saca el revolver y le apunta a la “vela”. Al ver que no es peligroso, se acerca a la torta, saca el palito de chispas y juega cómo una niña. Lentamente las mujeres se acercan a Matilde)

 

Nelda: (Aliviada) - ¡Ay, que susto por dios!

 

Alba: ¡Ay, que tonta me confundí! ¡Pensé que era una velita de cumpleaños!

 

Martina: -¡No importa! ¡Alegría, alegría! ¡No hay nada más lindo que tener un año más en la vida!

 

Nelda: - Algo de positivo tiene. Al menos es una señal que estás viva.

 

Dora: -Si algo nos sobra es vitalidad.

 

Alba: - Y optimismo.

 

Martina: - Y ganas de vivir la vida.

 

Nelda: (Acongojada) - No generalicen…porque lo que es yo…estoy tan angustiada.

 

Dora: - Nelda, no sea agua fiesta…estamos de festejos. ¡Es un cumpleaños!

 

Nelda: (Angustiada) - Sí, lo sé, lo sé, discúlpenme…pero ustedes no saben todo lo que pasó antes…

 

Martina: - ¿Antes de qué?

 

Nelda: (Misteriosa) - ¡Antes que ustedes llegaran! Cuéntele Alba…

 

Alba: -¡Ay, no para que recordar el pasado! ¡Es tan doloroso!

 

Dora: (Alarmada) - ¿Se te volvió a meter en la cama el finadito Pascual?

 

Alba: - ¡No, ojala, peor que eso!

 

Martina: (Desconcertada) ¡Ay, chicas! ¿Qué pasó? ¡Cuenten!

 

Alba: - Estoy deprimida… contále vos Matildita…

 

Matilde: (Con el pito: “¿Y que querés que les diga?”)

 

Alba: - ¡Habla un rato vos, corazón! Deciles lo que vos pueda…

 

Nelda: (Aterrada) - Fue terrible… Hable, Matilde, hable tranquila…

 

Matilde: (Pito: “Bue”. Hace toda la mímica en forma exagerada de la escena anterior, desde que suena el timbre hasta que efectúa el disparo a la puerta)

 

Alba: -¡Y lo mató!

 

Dora: (Asustada) ¿Lo mató? ¡Que desgracia!

 

Matilde: (Compungida. Pito: “Sí, lo maté”. Se sienta y quedará imperturbable en una actitud depresiva, con la mirada perdida hasta la escena final)

 

Martina: (Persignándose) ¡Ay, que desgracia! ¡Con tantos delincuentes no se puede andar por la calle jubilosamente!

 

Dora: (Exagerada) - ¡A una vecina mía! ¡Que también es jubilada, la semana pasada le robaron todos los ahorros!

 

Martina: (Incrédula) -¿Todos los ahorros?

 

Dora: (Extremada) - ¡Sí, todos los ahorros!

Martina: -¿Y cuanto dinero era?

 

Dora: -Setenta y ocho pesos.

 

Martina: (Atónita) - ¡Que increíble!

 

Dora: - ¿Qué le roben?

 

Martina: - ¡No, que una jubilada pueda ahorrar tanta plata! ¡Me da una envidia!

 

Nelda: (Tenebrosa) - ¡Para colmo está oscureciendo!

 

Alba: (Aterrada) -¡Y los asesinos asechando en la oscuridad!

 

Martina: (Lloriqueando) -¡Que te maten no es nada!

 

Dora: (Turbada) -¡Lo peor es que te maten y que no te violen!

 

Alba: (Entregada) - ¡Sí, para colmo este barrio está lleno de violadores!

 

(Momento de tensión. Se modifica la luz. Se crea un clima de violencia contenida. Cada una, menos Matilde va transformando su angustia interior en una actitud de seguridad y prepotencia mientras se miran, se van convenciendo. Ya no son esas mujeres temerosas. Sus movimientos son agresivos, ahora son mujeres belicosas, dispuestas a todo)

 

Nelda: (Decidida)  -¡Ah, chicas, pero no le daremos tregua! ¡Hay que combatir a los malvivientes, aunque en esa sangrienta y desigual lucha nos lleve la vida!

 

Martina: - ¡Estamos cansadas de tanta violencia! ¡Los noticieros de la televisión no mienten cuando dicen la verdad!

 

Nelda: -¡Nos armaremos hasta los dientes! ¡En la guerra a veces se pierde, pero en esta no estaremos dispuesta a perder!

 

Alba: (Con coraje) -¡Cuando alguna de las nuestras caiga, caerán veinte de ellos! ¡Y si no caen les pondremos “la traba”!

 

Dora: -¡Claro! ¡La victoria nos es para los que vacilan! ¡Ni entrega ni sumisión!

 

Martina: (Déspota) -¡Sumisión las pelotas! La victoria será nuestra… duras con ellos chicas. ¡Que dios y la patria nos demanden!

 

Alba: (Resuelta) - ¡Dios está siempre ocupado y la patria no demanda nunca!

 

(Suena el timbre desmedidamente. Todas se sobresaltan, gritan, menos Matilde que sigue imperturbable. Martina, Nelda y Dora se colocan máscaras de cotillón horripilantes. Alba rápidamente sale y regresa con  una pistola y una escopeta. Dora toma la pistola, Nelda la escopeta, Alba se coloca una máscara horrenda  y toma la cuchilla de la mesa, Matilde, saca el revólver de la cartera y toma una máscara. Sus movimientos son agresivos, ahora todas son mujeres dispuestas a matar a quién cruce la puerta. En esa actitud desafiante y violenta congelan mirando hacia la peligrosa puerta de entrada. Matilde resuelta se posiciona en dirección a la puerta, apuntando y decidida a tirar)

 

Matilde: (Habla por primera vez. Provocadora y agresiva.) - ¡Pase, pase, muchachito que somos todas jubiladas inofensivas! ¿Dónde va a estar peor que acá? (Se coloca una máscara horrible, sigue apuntando y congela)

 

(Las luces gradualmente se apagan. Se escucha el escalofriante crujir de la puerta, se oye el sonido poderoso de un monstruo aterrador. Invade la escena una potente luz proveniente de la puerta que se abre, iluminando espectralmente las figuras agresivas de las mujeres. No se mueven y todas gritan en forma desgarradora, fundiéndose con el sonido de la bestia bramando. La luz disminuye lentamente. En el apagón se escuchan varios disparos de revólver, pistola y escopeta.)

 

 

Fin

 

 

 


Comentarios - Deja tu comentario sobre la obra
Mostrar de en 15 Ir a página Siguientes >>
que hay
aburrrida
Autor: holispupu | Fecha: 29/10/2013 20:50:36

Super
M llamo muxo la atención graxias
Autor: Jany | Fecha: 22/08/2013 4:36:23

hl
chevre solo q muy larga
Autor: jennifer | Fecha: 01/10/2012 20:58:43

yo soy actris
la verdad esta obra esta muy buena el 2011 la actuamos con mi grupo... en el espacio de teatro de ituzaingo... es una obra muy divertida y graciosa fue un placer poder actuarla juanto a mis compañeras:Carla,Flor,Tizi y Guilli.
Autor: Oriana | Fecha: 18/08/2012 19:16:07

mujer jubilosa
eso da un asco no vale
Autor: lowisito | Fecha: 18/11/2011 14:34:53

me encanta la obra y la voy a hacer con mis ciompas de teatro
me encanta la obra esta re buenea
Autor: ianii | Fecha: 16/08/2011 18:42:12

Mujeres jubilosas
Hola Luis: Me encanto la obra,me hace reir mucho,sobretodo al comienzo. TE FELICITO.
Autor: Mariela | Fecha: 20/07/2011 19:51:27

Mujeres Jubilosas
un poco larga pero igual chori :')
Autor: dgfvhdgh(= | Fecha: 09/06/2011 15:24:22

no
no me gusto
Autor: juan9999 | Fecha: 07/06/2011 0:58:47

holo
gvtrjnyfukmsegdfdgtrhtrbthwshghaha<hwjbcvnu
Autor: michelle | Fecha: 13/05/2011 17:30:15

Me srve!
Chevere chevere chevere. solo no se hacen tantas muletillas da algo de ruido y pues aburre pero el final esta cheverisimo! saludos! Vzla
Autor: Me sirve | Fecha: 13/04/2011 22:16:44

la vejes
muy buena
Autor: elizabeth | Fecha: 25/01/2011 5:19:52

ggsdgf
jijiji
Autor: gsgs | Fecha: 15/10/2010 18:38:33

lo melor de todo
lo mejor de todo¡¡¡¡¡ me encanto
Autor: camila nuñez | Fecha: 07/09/2010 18:34:04

mujeres judias
es mui buena ya que muestra la vida de la mujer judia
Autor: k-rlos | Fecha: 07/09/2010 18:33:10

Mostrar de en 15 Ir a página Siguientes >>




Inserta tu mensaje
Nombre:  
Título:  
Mensaje:
 
Icono de mensaje:











Portal Web enfocado a autores amateurs y amantes de la literatura, que desean leer o publicar sus poesías, obras de teatro, novelas, relatos, cuentos...